El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha trasladado al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, su propuesta para que las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas pertenezcan al Grupo A, sin subgrupos, así como su rechazo a que esta posible nueva clasificación profesional dentro de la función pública sea costeada con el dinero procedente del recorte salarial que estos profesionales llevan sufriendo desde 2010.

En una carta remitida a Pedro Sánchez, el presidente de SATSE, Manuel Cascos, defiende la necesidad de que el Gobierno impulse una nueva clasificación de la función pública acorde con la evolución que ha experimentado nuestro sistema educativo y el desarrollo competencial de algunas profesiones, caso de las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutasResultado de imagen de pedro sanchez

En concreto, el Sindicato reclama que se modifique el artículo 76 del Estatuto Básico del Empleado Público (EBEP) para eliminar la vigente división del Grupo A en los subgrupos A1 y A2, y que todos los titulados universitarios pertenezcan al Grupo A, sin subgrupos.

Al respecto, el presidente de SATSE recuerda que, a raíz de la implantación en nuestro país del Espacio Europeo de Educación Superior, promovido por los Acuerdos de Bolonia, se acabaron los planes de estudios de licenciatura y diplomatura y todos los titulados universitarios tienen la titulación de Grado.

A pesar de esta nueva realidad, añade la organización, la práctica totalidad de las administraciones públicas continúan aplicando una clasificación profesional que ha quedado ya obsoleta y que perpetúa una clara discriminación entre unos profesionales y otros, al ser clasificados en un subgrupo profesional (A1 o A2).

El Sindicato de Enfermería se muestra convencido de que la modificación normativa planteada mejorará el funcionamiento de las administraciones públicas, y, por ende, la atención y servicios que reciben todos los ciudadanos de nuestro país.

SATSE señala, al respecto, que la diferenciación entre las diferentes categorías de titulados no puede hacerse en base a la titulación académica, sino exclusivamente en función del nivel de responsabilidad de las funciones a desempeñar y de las características de las pruebas de acceso, tal y como establece el propio EBEP.

En todo caso, en la carta del responsable de SATSE también se subraya que el coste de la posible nueva clasificación no puede ser sufragado, como públicamente ha propuesto alguna organización sindical, con el dinero perteneciente y aún adeudado a los profesionales del sector público por el recorte del cinco por ciento de sus salarios que sufren desde 2010, y que, en el caso de las enfermeras y enfermeros, supera el 6 por ciento de sus sueldos.

“Entendemos que esta propuesta defendida por otros sindicatos constituye un claro perjuicio para los intereses de unos profesionales que desde hace más de nueve años han ido perdiendo progresivamente poder adquisitivo como consecuencia del recorte salarial que se estableció, y que, en la actualidad, se sitúa en torno al 30 por ciento, según nuestros cálculos”, añade.

Para que las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas puedan recuperar el dinero perdido, el Sindicato ha propuesto ya al Gobierno que se establezca un aumento salarial de, al menos, un 6 por ciento en 2020, y que se acuerden posteriores incrementos en años sucesivos.

La carta al presidente del Gobierno en funciones también se ha dirigido a los ministros de Política Territorial y Función Pública en funciones, Luis Planas, y de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, respectivamente.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario