Save the Children valora la reciente publicación del Real Decreto-ley por el que se establece el ingreso mínimo vital como un gran paso en la lucha contra la pobreza severa, pero alerta de que la normativa tiene limitaciones e incompatibilidades. Una de las circunstancias que más preocupa a la organización es el gran número de niños y niñas en pobreza que quedarán fuera de la medida. El Gobierno estima que aproximadamente 690.000 menores serán beneficiarios del ingreso mínimo vital. Sin embargo, Save the Children señala que en España hay 2,2 millones de niños y niñas sufriendo pobreza, por lo que el Real Decreto-ley solo protegerá a un 32% de la infancia vulnerable; o lo que es lo mismo, dejará fuera a 2 de cada 3 niños y niñas en situación de pobreza.

Otros colectivos vulnerables que, según el Real Decreto-ley, no podrán acogerse al ingreso mínimo vital son las personas solicitantes de asilo, las familias con menores en situación de irregularidad o los jóvenes ex tutelados. Tal y como señala la ONG, este último grupo es especialmente vulnerable: la carencia de programas de transición a la vida adulta eficaces provoca que muchos de estos jóvenes sufran pobreza, llegando incluso a vivir en la calle. 

En lo relativo a la edad de acceso, Save the Children destaca que en España hay 3.000 familias formadas por menores de 23 años que no accederían al ingreso mínimo vital, de las cuales el 80% está en riesgo de pobreza. Otro grupo vulnerable que quedaría fuera de la normativa sería el de las familias numerosas con más de tres hijos (o monoparentales con más de cuatro). Actualmente hay 111.000 familias con dos adultos que tengan 4 hijos o más, de las cuales el 58% está en riesgo de pobreza.

Para la organización de infancia, otra de las cuestiones a tener en cuenta en la nueva normativa es la supresión de la prestación por hijo o hija a cargo a final de año. Muchas familias en situación de pobreza relativa quedarán fuera del ingreso mínimo vital y, sin esta ayuda, no contarán con ningún tipo de apoyo a la crianza. Actualmente la prestación por hijo e hija a cargo se sitúa en los 341 euros anuales −28,5 euros al mes− para familias con hijos e hijas en situación de pobreza y en los 588 euros al año −49 euros al mes− para las que se encuentren en estado de pobreza severa. 

“En los estados de bienestar de nuestro entorno, este tipo de prestaciones conviven. Las garantías de ingresos son una herramienta para luchar contra la pobreza, mientras que las prestaciones por hijo o hija a cargo están enfocadas a ayudar a la crianza y pueden servir incluso de fomento de la natalidad”, explica Andrés Conde, director general de Save the Children. “Nuestro país debe aspirar a ser un estado de bienestar fuerte con prestaciones sociales que obedezcan a distintos objetivos y cubran las distintas necesidades de sus ciudadanos”, añade.

La ONG insiste en que, aunque la actual prestación por hijo e hija a cargo es insuficiente, no puede desaparecer al ser la única ayuda a la crianza que hay en España. Esta prestación tiene además una cobertura mayor que la del ingreso mínimo vital, pues llega a familias en situación de pobreza moderada que no pueden beneficiarse de otras medidas fiscales. En este sentido, Save the Children recuerda que el coste de criar a un niño o niña en España está entre los 480 y 590 euros mensuales dependiendo de la edad del menor y del territorio.

Junto a las familias más vulnerables en esta crisis

Desde el inicio de la emergencia por Covid-19, Save the Children puso en marcha el programa ‘A tu lado’ con el que está apoyando a más de 2.000 familias españolas en situación de pobreza y riesgo de exclusión social con alimentación básica, apoyo psicológico y refuerzo educativo. En todo este tiempo, la organización ha repartido tablets y llevado internet a los hogares más vulnerables para garantizar el derecho a la educación de los niños y las niñas con menos recursos y ha hecho transferencias de efectivo a más de 1.900 familias vulnerables que necesitaban comprar bienes de primera necesidad. 

Además del programa ‘A tu lado’, durante la crisis por coronavirus Save the Children también ha lanzado la campaña #QueNadieQuedeAtrás para pedir a los líderes políticos que prioricen a la infancia y a las familias vulnerables en los planes de respuesta y reconstrucción a la emergencia.

Save the Children