Con motivo del inicio del curso escolar 2019/20, Save the Children recuerda que no todos los niños y las niñas llegan en las mismas condiciones dado que actualmente el riesgo de pobreza y exclusión en España afecta a un 28,3% de la infancia, es decir, a 2,2 millones de niños y niñas.

“Los más pobres no disfrutan del mismo tipo de vacaciones que otros niños y niñas, y eso hace que comiencen el curso con una clara desventaja. Algunos tienen veranos intelectualmente enriquecedores, con visitas a museos, viajes familiares y práctica de actividades deportivas, mientras que otros pasan los días en casa, sin actividades estimulantes, con muchas horas de televisión. Los veranos condicionan la vuelta al cole mucho más de lo que podríamos imaginar”, explica Andrés Conde, director general de Save the Children.

Según los cálculos de la organización, el gasto educativo a lo largo del curso escolar se encuentra entre los 1.500 y los 2.000 euros, con diferencias en relación al coste de vida del lugar donde se resida. Los gastos educativos se suman a muchos otros que los hogares con niños y niñas a cargo deben afrontar.

Para la franja de 0 a 3 años el gasto más elevado es el de conciliación, que incluye el coste de la escuela infantil o de las actividades extraescolares y que representa entre un 30% y casi un 40% dependiendo de la comunidad autónoma en la que se resida. Para las franjas de 4 a 6 años y de 7 a 12 años las partidas más elevadas son las de educación, alimentación y conciliación. Los gastos de alimentación, educación y gastos extraordinarios aumentan a partir de los 13 años.

El estudio sobre percepción de pobreza infantil que Save the Children presentó el pasado mes de abril señalaba que para un 36,2% de los hogares el material escolar les supone dificultades financieras, aunque la mayor parte pueden asumirlo. Es en las actividades extraescolares donde la encuesta refleja más claramente las dificultades económicas que afrontan las familias: un 31,3% tiene dificultades para poder permitírselas y un 24,8% no ha podido proveer a sus hijos e hijas por falta de dinero. Asimismo, un 17,3% se han quedado sin excursiones o campamentos a lo largo del curso escolar, y un 32,5%, a pesar de que han podido hacerlo, les ha supuesto dificultades.

Ante esta situación, Save the Children considera urgente que la cuantía de la prestación por hijo a cargo aumente hasta alcanzar, al menos, los 100 euros al mes, así como que se continúen impulsando actividades como campamentos de verano para los niños y las niñas más vulnerables.

Por último, la organización insiste en la importancia de que mejoren los trámites para solicitar becas dado que uno de cada cuatro estudiantes del 20% de la población más pobre no reciben ninguna pese a cumplir los requisitos económicos, generalmente por la falta de información, la complejidad de solicitud o los requisitos académicos.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario