Niñas, niños y adolescentes pueden verse realmente afectados por ciertos contenidos
de internet. Esta exposición puede afectar a su salud e integridad física. Plataformas que explican o incitan a la autolesión o webs de promoción de trastornos alimenticios como la anorexia o la bulimia, etc.

Save the Children denuncia en el informe Violencia viral la existencia de plataformas que promocionan comportamientos como la autolesión o los trastornos alimenticios. Es el caso de los blogs que fomentan la anorexia, dando consejos y explicando a los niños y las niñas cómo dejar de comer sin que sus familiares se den cuenta.

En estos blogs se llega a explicar cómo realizar cortes, técnicas de suicidio, cómo vencer las ganas de comer, mantener en secreto todos estos comportamientos, etc. Podemos encontrar estos espacios en páginas webs dedicadas a la temática (por ejemplo, los blogs pro anorexia y bulimia), vídeos o consejos en redes sociales, o incluso grupos de mensajería más discretos.

En ellos, no sólo se pone a disposición de la persona la información, sino que en algunos
también se pueden compartir experiencias e intercambiar consejos sobre cómo ocultar
a padres y madres que no comen, o dónde realizar exactamente los cortes.

Como en el resto de tipos de violencia, en la red, el medio agrava las consecuencias. La rápida difusión y viralización de los contenidos puede provocar, como explica la Fundación ANAR, un «efecto llamada» a realizar estas prácticas tan peligrosas.

Por ello, es importante acompañar y aconsejar a niñas, niños y adolescentes, empoderándoles para que sean ellas y ellos quienes, con una actitud crítica, puedan rechazar estos contenidos.

La educación juega un papel clave en la prevención, detección y respuesta ante estas informaciones dañinas contra la infancia. Para ayudar a las familias, la organización ha desarrollado materiales como la Guía de Padres y Madres, en las que se explican las claves para educar en positivo.