La organización le ha enviado una carta a Pedro Sánchez para solicitarle que se sume a los países de la UE que han anunciado que recolocarán a las personas afectadas por el incendio

Madrid, 16 de septiembre. Ante el incendio en el campamento de refugiados de Moria y la evidencia de que la situación de las personas refugiadas en Lesbos (Grecia) es insostenible, Save the Children pide a España que lleve a cabo todas las medidas necesarias para acoger y dar asilo a las personas más vulnerables que allí se encuentran, con especial atención a la infancia y haciendo valer el interés superior del niño. 

La organización considera que España puede y debe atender a esta emergencia, hecho que además sería coherente con las peticiones de mecanismos comunes para la gestión de las migraciones y el asilo a nivel europeo que defiende el Gobierno presidido por Pedro Sánchez. 

«Consideramos que las soluciones en materia de asilo y migraciones pasan por una respuesta común y coordinada a nivel europeo, basada en los principios de cooperación mutua y de corresponsabilidad. La gravedad de la situación necesita de grandes gestos que vayan más allá del control de fronteras, el respeto a sus derechos humanos ha de ser la prioridad», asegura Andrés Conde, director general de Save the Children, en una carta enviada hoy por la organización a Pedro Sánchez y en la que insta a que España siga el ejemplo de la decena de países europeos que ya han ofrecido su apoyo.

Teniendo en cuenta las manifestaciones públicas por parte de algunas administraciones autonómicas y municipales para la acogida de niños, niñas y familias tras la destrucción del campamento de Moria, Save the Children también pide al Gobierno español que apoye estas expresiones espontáneas de solidaridad, coordinando la respuesta y permitiendo la acogida de los niños y niñas que se encuentran solos y las familias con niños, niñas y jóvenes que recientemente han cumplido la mayoría de edad.  

La Comisión Europea ya ha trasladado a la infancia no acompañada que vivía en Moria a la península helénica, seis Estados miembros de la UE han estado acogiendo a más de 600 niños y niñas solos en los últimos meses y un total de diez acaban de renovar su compromiso para realizar nuevos traslados. Sin embargo, todavía sigue habiendo cientos de niños y niñas en los otros campamentos de las islas griegas, así como muchísimas familias con hijos o hijas a cargo en Lesbos. 

Un punto de no retorno

El pasado 9 de septiembre varios incendios destruyeron el campamento de refugiados de Moria, en la isla helena de Lesbos, donde se encontraban en condiciones infrahumanas y de hacinamiento unas 13.000 personas, cuando la capacidad inicialmente era de solo 3.000. Entre ellas, había más de 4.000 niños y niñas junto a sus familias y 400 que se encontraban solos, sin ningún referente adulto.  

Save the Children denuncia que, durante los últimos cinco años, estos niños y niñas han sido privados de sus derechos humanos básicos, como el asilo y la protección, el acceso al agua, a los alimentos, a la atención médica y psicosocial, así como a la educación. Los psicólogos que trabajan en Lesbos señalan que un número cada vez mayor practica la autolesión e incluso ha intentado suicidarse. Ansiedad, depresión, migrañas recurrentes e insomnio son otros de los síntomas sufridos debido a la larga estancia en condiciones totalmente inaceptables.  

Para intentar dar cobijo a estas familias se ha levantado un campamento provisional, que permitirá acoger a unas 3.000 personas, sin embargo, muchas de ellas se niegan a regresar a este tipo de instalaciones ante el miedo y la desesperanza de volver a pasar por la misma situación y seguir en un limbo.

Respuesta humanitaria

Save the Children trabaja en Oriente Medio desde 2012 desplegando sus equipos de emergencia para llevar a cabo intervenciones humanitarias en Jordania, Líbano, Irak, Egipto y Siria, países de origen de la mayoría de personas refugiadas que se encuentran en Lesbos. 

La actual respuesta de la organización se despliega tanto dentro de Siria como en los países cercanos para intentar cubrir las necesidades básicas de los refugiados y se centra principalmente en proporcionar a la infancia siria apoyo educativo y emocional, protección y alimentos y bienes de primera necesidad. Asimismo, Save the Children trabaja en toda Europa –especialmente en España, Italia y Alemania– para ayudar a los niños y niñas refugiados y a sus familias. De forma paralela, la organización continúa instando tanto a la Unión Europea como a los gobiernos de los Estados miembro a que cambien su política migratoria y pide el apoyo de la ciudadanía a través de la firma de una petición por las personas refugiadas en lugares como Moria para aumentar la presión. 

Sobre Save the Children

Save the Children es la organización independiente líder en la defensa de los derechos de la infancia en todo el mundo. Trabaja desde hace más de 100 años para asegurar que todos los niños y niñas sobreviven, aprenden y están protegidos. Actualmente la organización opera en más de 120 países.

En España trabaja desde hace más de 20 años con programas de atención a los niños y niñas más vulnerables, centrados en la infancia en riesgo de pobreza o exclusión social. A través de sus programas en España, proporcionan una atención integral a los niños, niñas y sus familias para que la situación económica o de exclusión social en la que viven los niños no les impida disfrutar plenamente de sus derechos y puedan alcanzar el máximo de sus capacidades.

Fuente: Save the Children