Save the Children recuerda al Gobierno de EEUU que los migrantes centroamericanos tienen derecho a solicitar asilo

Save the Children alerta de que una mayor militarización de la frontera entre Estados Unidos y México y el bloqueo del acceso al asilo para las familias que huyen de la violencia tienen el potencial de aumentar el miedo y el trauma para los niños, niñas y adolescentes que, además, ya han sufrido un viaje agotador.

“Ni podemos ni guardaremos silencio sobre el trato que el Gobierno de los Estados Unidos da a niños, niñas y familias que emigran desde países centroamericanos”, asegura Carolyn Miles, directora de Save the Children en Estados Unidos. Save the Children recuerda que en la actualidad hay más de 13.000 menores no acompañados retenidos en Estados Unidos y que el Gobierno estadounidense debe asegurar que los recién llegados reciban un trato humano. Asimismo, la ONG pide a los países de tránsito que cumplan sus responsabilidades y que defiendan y brinden protección a todas las familias vulnerables.

En la caravana de migrantes viajan cientos de niños, niñas y adolescentes vulnerables. Save the Children se opone tanto a la separación familiar como a la detención, ya que estas prácticas son perjudiciales y destructivas para el bienestar de los menores. La organización recuerda que desplazarse para solicitar asilo no es un delito y que el trato denigrante a las niñas, niños y adolescentes migrantes es inconcebible.

“La historia nos juzgará en base a cómo respondamos ahora. Debemos tomar una decisión: o acoger y proteger a la infancia migrante en situación de vulnerabilidad o colocar barreras y mandar al Ejército para separar a las niñas y los niños de la seguridad que les garantiza la ley”, concluye Miles.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario