«También hemos defendido y hemos discutido cómo tenemos que defender los derechos de los castellanoparlantes, también», ha afirmado en una atención a los medios tras la asamblea, que ha calificado de muy viva, con más del 80% de los socios asistiendo o con el voto delegado.

Ha explicado que han hecho un análisis de la organización, que nació como una «acción reactiva» y ahora es más activa, y han planteado la necesidad de hablar a los catalanes de España de forma positiva, en sus palabras, y de defender el principio de legalidad y de justicia que ven abandonado en algunos casos.

Sobre símbolos en instituciones públicas, ha defendido que hay que retirar pancartas de las universidades catalanas, sobre todo de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), en la que hay una simbología independentista «muy agresiva» en la entrada, según él.

Al ser preguntado por la prohibición de la Junta Electoral de Barcelona de usar en TV3 las expresiones ‘presos políticos’ y ‘exiliados’, ha celebrado este posicionamiento: «Es una barbaridad decir ‘presos políticos’ porque en España no existen».