El juicio a Scott Warren, un profesor universitario miembro de la ONG No Más Muertes, comenzó el pasado miércoles en la Corte Federal de Tucson (EEUU).

Este juicio es de suma importancia, ya que podría marcar el futuro de la ayuda humanitaria en la frontera estadounidense con México. Para ayudar a salvar vidas, los voluntarios les dejan agua y comida a los migrantes en rutas conocidas.

Warren enfrenta tres cargos de delitos graves por supuestamente por ofrecer agua, comida, ropa limpia y una cama para dormir a dos inmigrantes indocumentados dentro del campamento del grupo humanitario No Más Muertes, en la población de Ajo, en Arizona.

El profesor se enfrenta a hasta 20 años de prisión si es declarado culpable de todos los cargos.

Joe Biden, el último recurso de EEUU ante el cambio climático

El Plan Prevención mediante Disuasión

«Puedo pasar 20 años encarcelado por hacer trabajo humanitario«, indicó el propio Warren al New York Times. «Hay personas muriéndose justo en la orilla de nuestro pueblo. Por eso les ayudo«, subraya.

«El gobierno de EE. UU. es responsable de la crisis de muertes y desapariciones. Llevar a los migrantes a zonas mortales del desierto era precisamente el plan de Prevención mediante Disuasión. Y si evitas que la gente les deje agua en el desierto, harás ese trayecto más mortífero«, sentencia el profesor.

El plan de Prevención mediante Disuasión que comenta Scott Warren, se implementó en 1994, en la administración de Bill Clinton. La estrategia era que la Patrulla Fronteriza concentrara sus recursos —agentes, tecnología y vallado— en los puntos de cruce más concurridos, los puertos urbanos, en la frontera. El objetivo era disuadir a los migrantes de cruzar por esos puntos y empujarlos a áreas remotas donde no solo serían detectados con mayor facilidad, sino que también se verían obligados a emprender viajes tan brutales que simplemente dejarían de intentarlo.

El documento que describía la estrategia era explícito acerca de los peligros que representaba para los migrantes. Un informe de seguimiento incluso consideraba la “muerte de extranjeros” como un indicador de efectividad de la estrategia.

«Sí: han muerto más migrantes. Aunque el número de personas que cruzan ha disminuido, no ha sucedido así con el número de decesos, y las probabilidades de que un migrante muera se han cuatriplicado«, exponía el texto.

Scott Warren

La ONU pide la retirada de los cargos

Expertos en derechos humanos de las Naciones Unidas instan a las autoridades de Estados Unidos a retirar los cargos contra el profesor. “Proporcionar ayuda humanitaria no es un delito. Instamos a las autoridades de los EE.UU. a retirar inmediatamente todos los cargos contra Scott Warren“, dijeron los expertos, entre los que se encuentran los que se ocupan de los derechos de los migrantes y el derecho a la salud.

Trump prohíbe el aborto en el Estado de Alabama incluso en casos de violación e incesto

Los migrantes de América Central, entre los que se encuentran menores, cruzan los desiertos del sur de Arizona, donde las temperaturas descienden bajo cero en invierno y superan los 46 grados en verano. La ONG No More Deaths, a la que pertenece Warren, una organización benéfica que proporciona agua, alimentos y asistencia médica a los migrantes, ya que según los datos del condado de Pima, más de 3,000 migrantes han muerto tratando de cruzar el área desde 2001.

Su arresto en enero de 2018 se produjo horas después de que el grupo publicara un informe que “documentaba la implicación de los agentes de control de fronteras en la destrucción sistemática de suministros humanitarios, incluidas las reservas de agua, y denunciaba un patrón de hostigamiento, intimidación y vigilancia contra los trabajadores humanitarios”, afirmaron ls expertos de la ONU dijeron en su declaración.

Deja un comentario