Karl Roland Freisler fue un abogado, militar, político nazi y Presidente del Tribunal Popular o Corte del Pueblo de la Alemania Nazi; fue uno de los más temidos e implacables jueces del nazismo; escenificaba farsas judiciales con su manera grosera y humillante de dirigirse a los encausados y la prohibición de usar cinturones (a fin de que se le cayeran los pantalones ridiculizándolos delante de la audiencia) lo que ocasionó que hasta los mismos nazis del entorno de Hitler lo rechazaran.

Cuando Hitler promovió a Otto Thierack a Ministro de Justicia, Freisler pasó a reemplazarlo como presidente del Tribunal Popular. Freisler actuaba como juez, jurado y fiscal al mismo tiempo así como anotador, controlando todas las sentencias escritas de su Corte criminal Nacional-Socialista. Se calcula que aproximadamente el 90% de las sentencias fueron de muerte y estaban determinadas de antemano, siendo el juicio una farsa judicial. Entre 1942 y 1945 se calculan en más de 5.000 ejecuciones, de las cuales 2.600 al menos fueron directamente responsabilidad de Freisler. Bajo su mando tenía más de doscientos jueces inquisidores.

El pasado 3 de febrero se cumplían 75 años de su muerte.El 3 de febrero de 1945 se encontraba juzgando en Berlín al teniente Fabian von Schlabrendorff. Antes de que terminara la audiencia, las bombas aliadas que caían sobre Berlín alcanzaron a Roland Freisler que fue encontrado muerto debajo de una columna con el expediente de Schlabrendorff en su mano. El juez Harry Haffner (1900-1969), que sucedió a Freisler en la causa, absolvió por falta de pruebas a Fabian von Schlabrendorff, quien años más tarde se convertiría en miembro del Tribunal Constitucional Federal Alemán de la RFA.

Cuando su cadáver fue llevado al hospital de Luetzow alguien exclamó: «Es el veredicto de Dios» según Luise Jodl, la viuda del general Alfred Jodl y «nadie lamentó su muerte» según un corresponsal extranjero. En el mausoleo donde fue enterrado su nombre no aparece en la lápida y sus hijos dejaron de utilizar su apellido tras su muerte.

En 1939 introdujo el decreto sobre «criminales juveniles precoces», que permitía por primera vez en la historia judicial alemana sentenciar a pena capital a jóvenes. Debido a ese decreto, más de 72 jóvenes fueron sentenciados a muerte, entre ellos Helmuth Hübener, de 16 años, por repartir panfletos antibélicos en 1942.

Entre los condenados a muerte por Freisler destacan también los hermanos Sophie y Hans Scholl, integrantes del grupo de resistencia “La rosa blanca”, así como los oficiales que participaron en la conjura contra Hitler el 20 de julio de 1944.

Durante el juicio Freisler profirió insultos permanentes contra los acusados pero algunos de los condenados no perdieron la compostura ante la inminencia de la muerte ni ante los insultos de Freisler , como el general Erich Fellgiebel que le respondió: “Tiene usted que darse prisa para colgarnos. De lo contrario lo colgarán a usted antes que a nosotros”.

Otra víctima de Freisler fue Elfriede Scholz, la hermana del escritor Erich Maria Remarque, condenada a muerte el 16 de diciembre de 1943 por afirmar que la guerra estaba perdida para Alemania. “Su hermano lamentablemente se nos ha escapado pero usted no se nos escapará”, le dijo Freisler a Scholz al anunciar la sentencia. Efriede Scholz fue decapitada el 16 de diciembre de 1943 en la prisión berlinesa de Plotzensee.

Como presidente del Tribunal Popular Freisler condenó a muerte a más de 2.000 personas. En la historia del tribunal, fundado en 1934, se pronunciaron más de 5.000 condenas a muerte.Antes de llegar a la presidencia del tribunal, Freisler había sido secretario de Estado en el Ministerio de Justicia y, como tal, participó en la célebre conferencia de Wannsee, en la que se planificó la llamada “solución final”, un eufemismo para referirse al exterminio de los judíos en Europa.

Su muerte impidió que fuese llevado ante los tribunales después de la guerra. No obstante, ninguno de los otros jueces del Tribunal Popular llegó a ser condenado por la justicia alemana, según datos de la fundación Topografía del Terror.


Fuentes: La Vanguardia y Wikipedia.