En las corrientes de agua que serpentean a través de España, un drama de supervivencia se desarrolla lejos de los reflectores que alguna vez iluminaron al lince ibérico. El visón europeo, con una población que ha caído en picada de 1.000 individuos en el año 2000 a un alarmante conteo de 142 en la actualidad, enfrenta una batalla desigual contra la invasión de su contraparte americana, en una lucha por la existencia que carece de la campaña de relaciones públicas que salvó al lince. A pesar de las estrategias de conservación y su categorización como «en peligro crítico» desde 2018, el futuro del visón europeo pende de un hilo, con una diversidad genética menguante que pone en jaque su viabilidad como especie autónoma. EL COSTE DE LA INVASIÓN La invasión biológica perpetrada por el visón americano no solo representa una amenaza directa para el visón europeo, sino que también simboliza el desafío global de las especies exóticas invasoras. Esta invasión ha sido impulsada por escapes y liberaciones desde granjas peleteras, un problema exacerbado por la falta de medidas de seguridad adecuadas y acciones deliberadas que han facilitado la expansión del visón americano. Frente a este avance imparable, el visón europeo se encuentra acorralado, enfrentando una probable extinción en un plazo de 10 años si la situación actual persiste. La situación crítica del visón europeo no solo demanda atención inmediata, sino también una reflexión profunda sobre nuestras políticas de conservación y manejo de especies invasoras. Es imperativo cuestionar la coherencia de permitir operaciones peleteras hasta 2030, sabiendo que constituyen el núcleo de reinvasión más significativo. La estrategia de salvamento, incluida la cría en cautividad y la liberación de visones, ha mostrado ser un rayo de esperanza, demostrando que, con un esfuerzo concertado, es posible revertir esta tendencia hacia la extinción.
La población en España del carnívoro más amenazado de Europa se desploma de 1.000 ejemplares en el año 2000 a 142 individuos
HACIA UN FUTURO SOSTENIBLE El declive del visón europeo es un símbolo de las complejidades y desafíos que enfrentamos en nuestra relación con el mundo natural. Esta crisis subraya la urgencia de adoptar un enfoque más holístico y proactivo en la conservación de la biodiversidad, uno que aborde las causas subyacentes de la pérdida de especies y que implemente soluciones sostenibles a largo plazo. La historia del visón europeo nos llama a reflexionar sobre nuestro impacto en el planeta y a actuar de manera decisiva para proteger nuestro legado natural para las generaciones futuras. «La extinción es para siempre; actuar ahora es nuestra responsabilidad». En esta carrera contra la extinción, cada acción cuenta, y el tiempo para salvar al visón europeo se está agotando rápidamente.

DEJA UNA RESPUESTA