El Gobierno ha saltado este lunes y ha tomado medidas drásticas para intentar frenar el coronavirus en España. El Ejecutivo ha decretado, en acuerdo con los ejecutivos autonómicos, el cierre de los centros educativos en la Comunidad de Madrid y en las localidades vascas de Vitoria y Labastida.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha admitido este lunes que la situación de la propagación de la enfermedad ha «ido a peor» en las últimas horas, por lo que se ha pasado a un escenario de «contención reforzada» en esos tres lugares.

La principal medida para esta nueva situación es a lo que se ha referido Illa como «distanciamiento educativo». Esto es, a lo largo de dos reuniones por videoconferencia con representantes de las comunidades, se ha consensuado para las zonas detectadas con transmisión más intensa «la suspensión de clases desde los 0 años hasta las universitarias». «Sé que son medidas que no gustan y que alteran el quehacer normal de muchas familias y de muchos ciudadanos», ha lamentado el ministro

Llama la atención que estas medidas afecten a los centros de estudios pero no a los centros de trabajo. El Ministerio de Trabajo ha publicado una guía para la actuación en el ámbito laboral en relación al coronavirus. En ella aconsejan que se recurra al teletrabajo o que que se paralice la actividad laboral si hay riesgo grave e inminente de contagio, pero no propone cierres temporales.

El Ministerio añade que es posible que «las empresas puedan verse afectadas por las medidas de salud pública que en cada momento sean aconsejadas o prescritas por el Ministerio de Sanidad en función del nivel de alerta pública (medidas higiénicas, de comportamiento, limpieza, etc)». Es decir, son las indicaciones del Ministerio de Sanidad las que prevalecen sobre las empresas.

La ONU ve peligrar el dinero

«El terremoto del COVID-19 desencadenará una recesión en algunos países y una desaceleración del crecimiento anual global por debajo del 2,5%, a menudo tomado como el umbral de recesión para la economía mundial, según el último informe de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD)», así alerta la ONU que el coronavirus afectará a las economías de los países.

Según la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo, los bancos centrales no están en condiciones de resolver esta crisis por sí solos. “Una respuesta adecuada de política macroeconómica necesitará un gasto fiscal agresivo con una inversión pública significativa, y apoyo de asistencia social dirigido a trabajadores, empresas y comunidades afectadas negativamente”, según el análisis.

Por lo tanto, la organización internacional también, como no podía ser de otra manera, sitúa la economía por encima de la salud. Lo prioritario, tanto para los Gobiernos como para la ONU, es que no se pierdan ingresos ni que los mercados se resientan. Los trabajadores solo son importantes cuando dan beneficios.