Naturaleza y Vida

Seis jóvenes presentan una histórica demanda por el clima ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos

En el panorama europeo, se materializa un hito jurídico protagonizado por seis jóvenes activistas portugueses, quienes, apoyados por organizaciones como Amnistía Internacional, han elevado sus voces y preocupaciones ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. En su histórico planteamiento, afirman que el desafío climático contemporáneo representa una violación flagrante de los derechos humanos y acusan a los Estados de su irresponsabilidad y desdén al no generar estrategias adecuadas para combatir este fenómeno.

LOS ROSTROS DEL CAMBIO

Este grupo, compuesto por André, Sofia, Catarina, Cláudia, Martim y Mariana, se ha sentido impulsado a emprender acciones tras vivir en carne propia los efectos devastadores de los incendios de 2017 en Portugal. “Esta generación, y sus hijos e hijas, sufrirán las peores consecuencias de la catástrofe climática en ciernes”, resalta el colectivo, haciendo hincapié en la urgencia de implementar medidas para mantener el aumento de la temperatura global por debajo de 1.5°C respecto a los niveles preindustriales y en la necesidad de abandonar progresivamente los combustibles fósiles.

EL DERECHO A UN FUTURO

Las y los jóvenes presentan síntomas preocupantes, manifestaciones directas del cambio climático, que limitan su calidad de vida y bienestar: desde el asma agravada por la contaminación del aire hasta las restricciones en actividades al aire libre debido al calor extremo y la falta de sueño. Este colectivo de jóvenes, arrastrados por una creciente inquietud y la crudeza de sus experiencias, busca que las y los gobernantes actúen de manera inmediata para evitar una crisis climática irreversible, protegiendo así sus derechos y futuros. Martim, por ejemplo, tras vivenciar los incendios cercanos a su hogar en 2017, declara que su generación debe hacer todo lo posible para asegurarse de que “los gobiernos protegen sus derechos y su futuro.”

UNA CAUSA LEGAL INTERNACIONAL

Si esta demanda trasciende, habría repercusiones sustanciales, pudiendo imponer responsabilidades legales a 27 Estados miembros de la UE, además de Reino Unido, Suiza, Noruega, Rusia y Turquía para reducir significativamente sus emisiones. En palabras de Mandi Mudarikwa, directora de Litigio Estratégico de Amnistía Internacional, “la gente joven está marcando el camino y demostrando que hay vías legales para conseguir justicia climática.”

UN LLAMADO A LA ACCIÓN URGENTE

La narrativa de estos jóvenes, impregnada de un anhelo de justicia climática, no solo es un grito desesperado por acción sino también una crítica mordaz a la apatía gubernamental ante la crisis climática y sus efectos tangibles. La urgencia se agudiza si consideramos la posibilidad de un aumento de 3°C para el 2100 si las medidas pertinentes no se implementan. “Es imprescindible que los Estados actúen ya para detener esta catástrofe creciente,” afirma el colectivo.

REPERCUSIONES A ESCALA EUROPEA

La sentencia del Tribunal podría marcar un precedente de carácter vinculante en Europa, influyendo en la dirección de futuras demandas climáticas a nivel nacional y generando un imperativo para que los Estados reevalúen y reestructuren sus políticas climáticas en aras de salvaguardar los derechos humanos internacionales. Asimismo, dos causas similares se encuentran pendientes de resolución, ilustrando que la batalla legal por el clima en el continente europeo está cobrando impulso.

EL ROL DE LAS ORGANIZACIONES

La Red Global de Acción Legal (GLAN) y otros colectivos se suman a esta cruzada, poniendo en marcha iniciativas de financiación colectiva internacional para apoyar esta causa. La creciente conciencia y la convergencia de múltiples entidades en torno a la justicia climática podrían, eventualmente, transformar el panorama legal y ambiental en Europa y, potencialmente, a nivel global.

En resumen, la demanda de estos jóvenes activistas portugueses, más allá de su importancia intrínseca, refleja un cambio paradigmático en la lucha climática. Su apuesta legal, imbuida de urgencia y relevancia, dibuja un horizonte en el que la acción climática se entrelaza con la protección de los derechos humanos, instando a las y los líderes a abandonar la inercia y a forjar un futuro sustentable para las presentes y futuras generaciones.

Fuente: https://www.es.amnesty.org/en-que-estamos/noticias/noticia/articulo/jovenes-portugueses-demandan-tribunal-derechos-humanos-cambio-climatico/

Javier F. Ferrero

Director de Contrainformacion.es. Fundador y director de Nueva Revolución. Gestor en Spanish Revolution. Asesor externo en redes de Publico.es.

Entradas recientes

Vecinos de Nogueira de Ramuín consternados por ataques de perros de caza a otros animales, ¿hasta cuándo la impunidad?

Los vecinos temen que, de no tomarse medidas adecuadas, la próxima víctima de estos ataques…

18 horas hace

La Fundación Gallega contra el Narcotráfico denuncia «incomprensibles permisos penitenciarios» a Sito Miñanco

En un comunicado, la fundación destaca la elevada posibilidad de fuga y reincidencia que presenta…

19 horas hace

800 euros al mes: la propuesta de alquiler que deja a todos perplejos en Madrid

El estudio en alquiler está situado en Argüelles y es de 15 metros cuadrados, aunque…

20 horas hace

El PP utiliza el homenaje a Gregorio Ordóñez para atacar al Gobierno e independentistas

El líder del PP y la presidenta de la Comunidad de Madrid han participado este…

20 horas hace

Gibraltar desentierra el pasado: la búsqueda del marinero Simon Parkes, desaparecido hace 37 años, resurge

El joven marinero no regresó jamás a bordo del portaviones HMS Illustrious

21 horas hace

¿Se avecina un Brexit en Alemania?

El caso de AfD resalta el desafío continuo que enfrentan muchas democracias modernas: el auge…

21 horas hace