No sólo fue víctima de una presunta agresión sexual por parte de este grupo, sino que además decidieron grabar el abuso

Las calles de Magaluf, más conocidas por su ambiente festivo, hoy se ven ensombrecidas por un suceso que ha sacudido a la actualidad. Las fuerzas de seguridad deberán esclarecer los hechos que involucran a seis turistas, que, de ser hallados culpables, podrían ser sinónimo de la falta de humanidad que todavía permea entre nosotros. Una joven británica de 18 años enfrenta ahora una pesadilla hecha realidad. Según reportes de la Guardia Civil, no sólo fue víctima de una presunta agresión sexual por parte de este grupo, sino que estos individuos, en un acto de total desprecio, decidieron «grabar a la víctima mientras abusaban de ella». Los implicados, cinco de nacionalidad francesa y uno de origen suizo, ahora se encuentran tras las rejas, gracias a la pronta intervención del Instituto Armado. Mientras una patrulla brindaba apoyo a la víctima, llevándola al Hospital de Son Espases para su valoración, otra se dedicó a las diligencias necesarias para que estos individuos fueran detenidos. MÁS ALLÁ DE LAS CONDENAS Marga Prohens, presidenta del Govern, no se ha quedado callada ante tal atrocidad. Su «condena» a la agresión y su «solidaridad y apoyo» hacia la víctima son claras señales de que, aunque a veces la acción política pueda parecer distante, en momentos como este, la humanidad y la necesidad de justicia trascienden la política. Las y los residentes de Magaluf, así como de toda España, esperan acciones claras y contundentes para que hechos de esta naturaleza no vuelvan a repetirse. La sociedad demanda protección, educación y medidas que prevengan y erradiquen este tipo de violencia.

DEJA UNA RESPUESTA