Virginia García

Hace unos días leía una noticia que me dejó aterrorizada. Un hombre drogaba a su pareja con Diazepan, para violarla cada vez que le apetecía.

Lo más impactante de la historia, es que el violador cuando es denunciado, confiesa los hechos, alegando que pidió perdón a su suegra y a su cuñada, de forma que esperaba su aprobación.

“Ella no permitía que la tocara, ¿Qué podía hacer yo?. ¿Hacerme una paja? “

Una violencia tan cruel, tan grave y tan sucia, es tan solo, un caso más de violencia machista. Una página más que rellenar en algún periódico sin reacciones sociales.

Un hombre más que cree que el cuerpo de una mujer le pertenece y que puede hacer con él lo que desee. Un hombre que la maltratará psicológicamente para conseguir el derecho que cree tener sobre ella, y si no es suficiente, la drogará para violarla. Para hacer con su cuerpo, con su sexualidad lo que le de la gana.

Lamentablemente, son muchos los hombres que creen tener en propiedad el cuerpo de las mujeres. Que las relaciones sexuales dentro de la pareja, son de alguna forma, una obligación. Una cláusula más del contrato.

¿Cuántas de nosotras hemos tenido un amante, un novio o un marido, que nos ha chantajeado emocionalmente para practicar sexo cuando no queríamos hacerlo?

¿Cuántas veces nos han insistido cuando no queríamos hacerlo?

¿Cuántas veces nos han insistido cuando decíamos que no?

Estoy segura de que la mayoría aplastante de las mujeres, lo diga en alto o no, reconocerá que, en alguna ocasión, le ha pasado esto.

Y es que no se trata de hechos aislados, como parecen hacernos creer los medios. No se trata solo de abusos sexuales como resaltan en sus titulares.

¡Son violaciones!

Pero quieren hacernos creer que cuando el violador es tu novio, tu marido, o tu amante, se le llama insistir en vez de violar.

Y nos insisten, porque se creen en el derecho de hacerlo. Porque nuestro cuerpo es suyo y nuestra obligación complacerlos.  

Esto lo vemos cada día. Recientemente en un programa de televisión, un concursante presuntamente viola a su pareja en el programa, mientras ella estaba completamente alcoholizada y no era consciente de lo que estaba ocurriendo.  A pesar de que todo lo ocurrido está grabado, la Guardia Civil confirma que no puede iniciar la investigación sin la denuncia de la víctima. El programa continúa como si nada hubiese pasado, con la víctima concursando y siendo juzgada por los espectadores. El presunto violador incluso tiene un club de fans que lo defiende porque que eran pareja. Y ser pareja le da derecho a él sobre su cuerpo. Es un novio ejerciendo su derecho.

Pero este sentido de la propiedad y dominación del cuerpo femenino no es exclusivo de las relaciones de pareja.  

Cada ocho horas se denuncia una violación, y es sabido que solo una de cada seis mujeres denuncia. Por lo que se viola una mujer cada hora en España.  

24 hombres al día, que se creen en el derecho de poseer el cuerpo de mujeres que no los desean.  

A esto, hay que sumarle la prostitución. Un 39% de los españoles paga por sexo. Hombres que creen que pagando, compran el derecho sobre los cuerpos de las mujeres.  

Se sienten más poderosos dominando a la mujer, y haciendo con ella lo que se le antoje.  

Entre violadores, parejas insistentes y puteros, es incalculable el número de casos aislados de hombres que piensan, sienten, que somos de su propiedad. Que nuestros cuerpos están destinados a su satisfacción y nuestra libertad sexual supeditada a sus deseos.  

Nos consideran objetos como los tratantes de esclavos consideraban a las personas de raza negra, seres inferiores como los Nazis consideraban a los judíos. 

Se que estas afirmaciones son muy duras. Pero considero que es necesario aceptar el papel que tiene cada una en la sociedad.  

Que las mujeres no nos sigamos engañando creyendo que son casos aislados. Que aceptemos de una vez que se trata del patriarcado. De una ideología machista que cosifica a las mujeres y esclaviza nuestros cuerpos al servicio de los hombres.  

Y cuando aceptemos que estamos todas en el mismo barco, desde la chica asaltada en la calle hasta la prostituta, podremos aceptar que todas somos víctimas del terrorismo machista y debemos estar unidas para luchar contra él. 

Para alzarnos todas en una única voz que les deje muy claro, que nuestro cuerpo es nuestro, y nadie tiene derechos sobre él.  

Que tendremos sexo cuando queramos, con quien queramos y tantas veces como queramos. Porque somos mujeres libres con plena libertad sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas.  

Juntas, debemos y podemos eliminar el sentimiento de propiedad y superioridad del hombre sobre la mujer. 

2 Comentarios

  1. no me extraña que cada vez haya mas gays, segun estan las cosas, jajaja (de todos modos lo que hace este individuo no es normal…es paranormal, vamos que se vaya de putas que por desgracia hay a miles…)

  2. Toda la razón cada día habrá más hombres solteros buscando putas..dado las supuestas libres del Patriarcado estarán saltando de un pene a otro pene..osea prostitutas gratis..osea ninguna mujer para amar solo para usar las…que pena feministas estupiafs renuncian a lo único que tenían su feminidad..

Deja un comentario