La biodiversidad, el cambio climático y la defensa del medio rural deben estar en el centro de la agenda electoral en España y Europa.

Concluye en Nairobi (Kenia) la cuarta Asamblea de Naciones Unidas para el Medio Ambiente. SEO/BirdLife, presente en la reunión, considera que ya no queda tiempo para seguir acordando resoluciones bienintencionadas si no van acompañadas de compromisos ejecutivos firmes y concisos. Esta falta de ambición y concreción resulta especialmente alarmante cuando en el mismo foro se presentaba uno de los más alarmantes informes de la ONU sobre el estado del planeta.

“Este informe es demoledor”, denuncia Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife: “250 científicos de 70 países lo dicen explícitamente: o aumentamos drásticamente las protecciones ambientales o podrían producirse millones de muertes prematuras a mediados de siglo en medio mundo: o actuamos ya, o seremos cómplices morales de arrebatarles la salud y el futuro a nuestros hijos”.

Ruiz se pregunta “si la inacción en políticas ambientales no debería ser considerada como corrupción por hipotecar el futuro de las generaciones venideras y no evitar millones de muertes prematuras”.

“O aumentamos drásticamente la protección del medio ambiente o seremos moralmente cómplices de arrebatarles la salud y el futuro a nuestros hijos”
Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife.

Juan Carlos Atienza, responsable de Gobernanza Ambiental de SEO/BirdLife, presente en la Asamblea, considera que “en general todas las resoluciones son buenas, pero son netamente insuficientes. Está claro que todo el mundo sabe lo que hay que hacer, pero derivan la responsabilidad de que se haga a cada uno de los Estados de forma voluntaria, en la gran mayoría de los casos sin plazos ni objetivos cuantificables. El cambio de modelo productivo y de consumo no puede darse país por país, es necesario modificar la gobernanza económica internacional poniendo plazos y condiciones”.

Asunción Ruiz, directora ejecutiva de SEO/BirdLife, añade que: “falta valentía, voluntad y decisión internacional para dar respuesta a la prioridad mundial que garantice un futuro de calidad social, ambiental y económica para las próximas generaciones. Es una mala noticia que no se haya conseguido en la Asamblea de Naciones Unidas un marco internacional de obligatoriedad para que todos los países caminemos bajo las mismas directrices hacia el cambio de modelo de consumo, que no puede ser otro que el basado en la economía circular”.

Biodiversidad y basuraleza
En la UNEA se han discutido 18 documentos elaborados por el programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP) y 40 resoluciones propuestas por los estados firmantes y por el secretariado. SEO/BirdLife ha centrado los esfuerzos en dos de ellas, la referida a la biodiversidad, la relativa a la contaminación del planeta.

La ONG ha seguido especialmente la resolución sobre biodiversidad (Innovations on biodiversity and land degradation). SEO/BirdLife valora positivamente que, al menos, la Asamblea reconozca que no se van a cumplir las Metas de Aichi en 2020 y que las nuevas que se aprueben en la COP del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) en Beijin, en 2020, tienen que ser más ambiciosas. También, valora positivamente la incidencia que hace la resolución en la restauración de hábitats. Sin embargo, considera que la resolución no va más allá de lo ya aprobado por el propio CBD perdiendo así una oportunidad de avanzar a la velocidad que necesita la naturaleza.

En cuanto a la resolución sobre contaminación (Adoption of the Implementation Plan “Towards a Pollution-free Planet), SEO/BirdLife considera que dar pasos conjuntamente para abordar problemas globales y transversales, como es el problema de la basuraleza, es caminar en la dirección adecuada.

La ONG recuerda que en los últimos 20 años se ha pasado de contabilizar en España 247 especies afectadas directamente por la basuraleza a 800, de las que además, el 17% forman parte de la Lista Roja de especies amenazadas de la IUCN. Esta realidad obliga a presionar a los gobiernos para que tengan conciencia de la importancia de implementar las medidas acordadas a corto plazo y no con el objetivo de 2030 como contemplan muchos de los planes elaborados.

“Son muchos los compromisos enfocados al estudio y eliminación de la basuraleza pero falta una verdadera voluntad de abordar el problema desde la sensibilización”, apunta Asunción Ruiz, y añade: “el residuo menos peligroso para el medio ambiente es el que no se genera y de la reunión solo han salido algunos consensos poco ambiciosos en este sentido”.

Programas electorales ambientales
En el caso de la España, Asunción Ruiz hace un llamamiento a la responsabilidad de cara a las elecciones, ya que el medio ambiente no se encuentra entre los temas centrales de las campañas electorales: “Todos los programas electorales deberían hacer hincapié en la defensa de la biodiversidad, en su ambición frente al cambio climático, en medidas que aseguren dignidad para el campo y un desarrollo rural sostenible, así como una nueva fiscalidad verde en la que se cumpla que quien contamina, pague. No podemos permitirnos ni un grado más, ni una especie menos.”

Finalmente, SEO/BirdLife quiere poner en valor el papel de la Unión Europea en UNEA, que ha defendido en general posiciones ambiciosas haciendo contrapeso a posiciones mucho más conservadoras de algunos países, como Estados Unidos y Brasil.

SEO/BirdLife considera que es necesario mejorar la política económica y ambiental de la Unión Europea, pero observándolo a nivel global, es la región con mayores garantías ambientales y una pieza clave para avanzar en la buena dirección al resto de regiones. Ruiz considera que “ante las próximas citas electorales ningún ciudadano debe quedarse pasivo, es importante votar, y votar con responsabilidad. Nos jugamos el estado de nuestro medio ambiente en cada una de las votaciones, locales, autonómicas, generales y también en las europeas”.

Deja un comentario