Esta decisión ha provocado la eliminación de la vegetación y la inundación de un tramo comprendido entre las presas 8 y 9 en la zona de Matadero, a lo largo de aproximadamente un kilómetro y medio del cauce del río Manzanares.

Labores de desbroce de la vegetación del río previa a la inundación Autora: Rosa M. Tristán

Labores de desbroce de la vegetación del río previa a la inundación. Autora: Rosa M. Tristán

Una actuación que SEO/BirdLife considera contraproducente, ya que siempre ha considerado acertado el Plan de Naturalización y restauración ambiental del río Manzanares a su paso por la ciudad de Madrid, un plan que ha supuesto que el río recobre parte de su dinámica natural y, por tanto, una mejora de la biodiversidad y la recuperación de su función como corredor ecológico. Y no solo por su valor natural, sino también por su valor social y educativo, como elemento de clave para acercar la naturaleza a los ciudadanos y ciudadanas de Madrid, y para mejorar su calidad de vida, así como por ser un buen ejemplo a seguir por otros municipios.

Con el cierre de la presa 9 se pierde gran parte de los nuevos servicios ecosistémicos que aportaba el río naturalizado y, con ello, parte de ese valor intrínseco para los ciudadanos y visitantes de la ciudad. La medida afecta de forma directa al ecosistema fluvial, ya que anula por completo el proceso de regeneración natural en dicho tramo, altera su dinámica fluvial y daña de forma directa a las comunidades biológicas ya establecidas en el mismo. Además, “el desbroce de la vegetación y el posterior embalsado ha perjudicado a las aves que están criando en estos momentos en las islas, orillas y en la propia vegetación palustre explica Beatriz Sánchez, responsable del programa de Biodiversidad Urbana de SEO/BirdLife, que hace especial hincapié en lo inadecuado de las fechas elegidas para ejecutar esta acción.

El cierre de la exclusa ha supuesto la inundación de un tramo de un kilómetro y medio del río, afectando a la avifauna y al conjunto de la biodiversidad.

SEO/BirdLife es consciente de que el cierre de la presa 9 era una actuación ya prevista, pero lamenta que se haya hecho en el peor momento posible (cuando aún no ha finalizado la época reproductora) y sin tener en cuenta el daño ambiental que iba a producir esta actuación en un hábitat completamente diferente, mucho más valioso al que había en el momento en el que se aprobó esta actuación.

Río Manzanares recién inundado por el cierre de la presa 9.  Autora: Rosa M. Tristán

Por ello, no entiende que el Consistorio madrileño, comprometido en la mejora de la biodiversidad en la ciudad, como muestra el hecho de la próxima aprobación del Plan Integral de Zonas Verdes, Arbolado y Biodiversidad, haya adoptado una medida que va en contra de este objetivo y en la época más sensible para la avifauna.

Por todo ello, la ONG ha solicitado al Ayuntamiento información sobre las causas que han motivado la actuación descrita, las consecuencias que ha tenido para la biodiversidad y si se han evaluado las consecuencias que puede tener para los tramos posteriores del río; así como conocer las medidas que se van a adoptar para minimizar y compensar los daños y para garantizar la continuidad de la dinámica fluvial.

Deja un comentario