Los años parecen no pasar para las canciones de Silvio Rodríguez, cantadas este domingo con la misma emoción por más de 10.000 voces de todas las edades. Quizás la clave de su atemporalidad y universalidad sea la capacidad del trovador de poner letra al amor, el desamor, la pasión, la vida…

El escenario fue la Fiesta del PCE en el centenario de la fundación del Partido Comunista. Solo las restricciones de aforo por la pandemia impidieron que más gente fuese testigo de la vuelta del poeta a España, donde permanecerá una semana en una gira exprés con tan solo dos conciertos programados; el ya celebrado en Rivas-Vaciamadrid y el que tendrá lugar el próximo sábado 2 de octubre en el colosal Wizik Center.

Entre medias recibirá el premio Leteo de León, un galardón literario que por primera vez se entregará a un artista no estrictamente vinculado a la literatura. «La lírica de Silvio Rodríguez esconde significados complejos que la convierten en voz poética» respondió el director del premio para salir al paso de las escasas críticas que había generado la elección del cantante.

Los fondos recaudados en estas actuaciones, así como la partida económica del premio Leteo, se donarán íntegramente a la compra de insumos de salud para Cuba. El anuncio, hecho por el propio Silvio en su blog Segunda Cita, fue celebrado por el presidente Díaz-Canel que agradeció la «necedad» del artista.

En concreto, el dinero irá a Medicuba-España, una ONG parte del Movimiento Estatal de Solidaridad con Cuba (MESC) que trabaja «en la cooperación estratégica con el sistema nacional de salud cubano para el mantenimiento de su carácter público universal y gratuito». En declaraciones a la agencia Prensa Latina la organización informó que los fondos recaudados por Silvio se destinarán a la compra de medicamentos, principalmente antibióticos, antipiréticos y antiinflamatorios.

Medicuba-España señala además el carácter «criminal» del bloqueo norteamericano sobre la isla. El sector sanitario es uno de los más afectados por estas medidas coercitivas, pues al país «se le niega el derecho de adquirir tecnologías, materias primas, reactivos, medicamentos, dispositivos, equipos y piezas de repuesto, entre otros materiales necesarios para el mejor funcionamiento de su Sistema Nacional de Salud» afirman fuertes gubernamental. En concreto, Cuba no puede comprar tecnologías de procedencia estadounidense o con más de un 10% de componentes originarios de ese país.

Broche de oro a la Fiesta del PCE

Silvio Rodríguez puso fin a la fiesta del centenario del Partido Comunista con un concierto de más de doras horas de duración bajo un sol implacable. Pero ni el retraso, ni el calor, ni las intempestivas horas -de 14:00h a 16:00h de la tarde-, ni las larguísimas colas deslucieron el evento.

El ambiente festivo inundaba el auditorio Miguel Ríos, donde banderas cubanas, republicanas y comunistas se confundían con algunos paraguas que hacían las veces de sombrilla. Solo la salida de Silvio al escenario acalló los cánticos contra el bloqueo y en favor de la Revolución cubana; una ovación cerrada daba inicio a un magistral concierto donde el poeta estuvo acompañado por los músicos Rachid López (guitarra), Maykel  Elizarde (tresero), Niurka González (flauta y clarinete), Oliver Valdés (batería y percusión), Jorge Reyes (contrabajo), Jorge Aragón (piano) y Emilio Vega (vibráfono y percusión).

El trovador hizo un extenso repaso de su repertorio tocando algunas canciones de sus últimos discos (Silvio Rodríguez con Diákara – 2021, Para la Espera – 2020, Amoríos – 2015) pero sin olvidar los clásicos.

Sonaba Óleo de una mujer con sombrero y los corazones malheridos coreaban «los amores cobardes no llegan a amores o a historias se quedan allí». También lo hicieron con Ojalá, quizá su canción más conocida y con la que Silvio cerraba su actuación. Pero los intentos por abandonar el escenario fueron frenados por un público que clamaba por más. Y así fue como sonó El Necio, El Elegido, Te doy una canción… Así hasta que la propia organización tuvo que poner música de fondo para acallar a los insaciables «silviófilos».

Y así concluía el concierto de un necio ya inmortal por su música pero que morirá como vivió: revolucionario, amante de la vida y sin precio.

1 Comentario

  1. Gracias a los periodistas y directivos de Contrainformación porque publican información sobre Cuba, sobre la Revolución y sobre el querido canta autor y patriota Silvio Rodríguez. En México, Colombia, Perú, Venezuela Bolivariana, Uruguay, Cuba, Haití y Panamá, sabemos que no hay revoluciones perfectas. También sabemos que los bloqueos son criminales. Tenemos que trabajar fuerte por la Patria Grande Unida, para que los Pueblos de Nuestra América sean Protagonistas del Cambio Político y Social, para que en esta maravillosa región, se construya, por fin, Paz y Justicia Social. ¡Venceremos!
    Fernando Acosta Riveros, Lector Incómodo desde México, donde nació el periodista Ricardo Flores Magón

DEJA UNA RESPUESTA