El pasado domingo, una nueva convocatoria del Partido Popular (PP) reunió a manifestantes en Plaza de España, en Madrid, para expresar su rechazo a la propuesta de amnistía para los independentistas.

Sin embargo, la protesta tomó un giro inesperado cuando algunos de los manifestantes se dirigieron posteriormente a la sede del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en Ferraz. Allí, llevaron a cabo una controvertida acción de manteo a muñecos con los rostros del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de Junts, Carles Puigdemont. La impactante escena, que contó con la participación de alrededor de 150 personas, se volvió rápidamente viral.

Entre los asistentes a este punto caliente de la protesta se encontraban personas que previamente habían participado en la manifestación en Plaza de España. Además de la presencia del actual líder del PP, también estuvieron presentes sus predecesores Mariano Rajoy y José María Aznar, así como la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, otros líderes autonómicos y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida.

Simpatizantes del Partido Popular imitan a Abascal y piden "colgar de los pies" a Pedro Sánchez
Simpatizantes del Partido Popular imitan a Abascal y piden «colgar de los pies» a Pedro Sánchez

Algunas de estas personas portaban banderas del PP europeo. Durante la protesta, se corearon consignas como «1,2,3, colgado por los pies», «pelele» y «Puigdemont a prisión». Asimismo, se escucharon calificativos como «delincuente» o «psicópata», mientras que en las pancartas se leía «Un grito de unidad contra el sanchismo».

El líder del PP, conocido por distanciarse de ciertas imágenes controvertidas, mantuvo un silencio inicial ante esta manifestación en Ferraz. Recordemos que en situaciones anteriores, como los eventos más calientes en Ferraz o la congregación con motivo de la Nochevieja, el partido condenó los actos delictivos, aunque con ciertas reservas y lamentando la «victimización» del PSOE.

En esos momentos, las críticas surgieron después de las palabras del líder de Vox, Santiago Abascal, quien sugirió que llegaría un día en el que el pueblo «querrá colgar a Sánchez por los pies». El PP condenó los hechos, pero su condena fue matizada, sugiriendo que se trataba de una cortina de humo que desviaba la atención de lo que consideraban importante, como la ley de amnistía.

El líder del PP, este lunes, participó en un desayuno informativo organizado por La Razón, donde compartió espacio con el presidente del partido en Galicia y candidato a la reelección, Alfonso Rueda.

Durante su intervención, Feijóo advirtió a los votantes sobre las intenciones del Bloque Nacionalista Galego (BNG), acusándolos de querer «trasladar el modelo de fractura a Galicia».

Asimismo, instó a exportar a la política nacional los valores que, según él, Rueda encarna, destacando «confianza», «seguridad», «garantía» y «certeza». Feijóo concluyó señalando la necesidad de que la política nacional se asemeje a la política gallega, en lugar de importar elementos que considera perjudiciales para el conjunto de los españoles.

DEJA UNA RESPUESTA