68Shares

Esta semana volvíamos a estremecernos con un nuevo asesinato por culpa de la violencia machista. El asesinato de Andrea Carballo vuelve a constatar una realidad intolerable. Con ella ya son 97 feminicidios cometidos en lo que va de año, según los datos de Feminicidio.net, plataforma que no solo tiene en cuenta los asesinatos que se producen en el seno de la pareja y expareja, sino que incluyen otros tipos de violencias de las que en este momento no existen cifras oficiales públicas y sobre las que España deberá legislar para adecuarse al Convenio de Estambul que nuestro país ratificó en 2014.

 

El Gobierno, por más que indique que no va a escatimar recursos para la lucha contra la violencia de género, ha reducido a la mitad el presupuesto dirigido a la lucha contra la violencia de género desde 2008.

El Pacto de Estado contra la Violencia de Género que se aprobó el pasado mes de septiembre en las Cortes ha sido ratificado este miércoles por todas las comunidades autónomas y ayuntamientos, que han suscrito por unanimidad un documento con más de 200 medidas destinadas a erradicar esta lacra.

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat ha prometido 200 millones para el año que viene (100 para las autonomías, 20 para los ayuntamientos y 80 para el Gobierno) incluso aunque no haya Presupuestos Generales.

Pero necesitamos más esfuerzo por parte del Gobierno y más presupuesto para hacer frente a esta lacra social. El Pacto de Estado para la Violencia de Género se queda corto: contempla que el 60% del presupuesto se destine a las Comunidades Autónomas, que a su vez tendrán que destinar parte de este dinero a distintos municipios.

Pero, independientemente de cómo se reparta el dinero, los recursos son insuficientes y no deben escatimarse para poder establecer cuantas medidas sean precisas para erradicar el terrorismo machista. La protección de las personas debe ser prioritaria, y Andrea Carballo es un claro ejemplo de ello. En 2016, el 36.5% de las mujeres que fueron asesinadas habían denunciado a su agresor. Son asesinatos anunciados y se necesitan medios para evitarlos.

68Shares

Deja un comentario