La central nuclear isrealí Dimona, en el desierto del Néguev, en el sur de los territorios ocupados palestinos.

El representante permanente de Siria ante la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), Hasan Jaddur, calificó el jueves de un gran peligro el hecho de que Israel permanezca fuera del marco del Tratado de No Proliferación (TNP) de Armas Nucleares mientras posee un gran arsenal atómico fuera de control.

En su intervención en una reunión de la Junta de Gobernadores de la AIEA, el diplomático sirio denunció además el rechazo del régimen de Tel Aviv a la creación de una zona libre de armas nucleares en la región y dijo que ello representa una amenaza latente para la estabilidad y la seguridad de Asia Occidental.

De acuerdo con Jaddur, la constante resistencia de Israel a someter sus instalaciones nucleares al sistema de salvaguardias amplias del máximo órgano de control atómico de las Naciones Unidas socava la paz y la seguridad regionales, por lo que ese régimen no tiene competencia para acusar a los firmantes del TNP de incumplir sus compromisos en virtud del tratado.

Israel es la única entidad en Asia Occidental que posee armamento nuclear y nunca ha permitido una inspección internacional. Hasta el año 2014, el régimen de ocupación había fabricado unas 115 bombas atómicas con 660 kilogramos de plutonio producidos por su reactor nuclear de Dimona, según un estudio del Instituto de Ciencia y Seguridad Internacional de Estados Unidos, con sede en Washington (capital).

El representante sirio pidió a la AIEA a actuar con total independencia, evitar posturas sesgadas y no dejarse influir por presiones extranjeras destinadas a imponer su agenda política a los países soberanos.

Aprovechó también, el discurso para saludar el avance de las conversaciones en curso en Viena (Austria) entre Irán y los firmantes del acuerdo nuclear de 2015 —salvo Estados Unidos que abandonó el pacto en 2018— para revivir el convenio.

Dijo que la plena implementación del acuerdo de 2015, de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés), es una responsabilidad no sólo de Irán, sino del resto de los signatarios, por lo que todos deberían trabajar juntos para levantar las sanciones unilaterales impuestas por Washington a Teherán y salvar el pacto.

DEJA UNA RESPUESTA