Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, llevará en breve su propuesta de subida del salario mínimo interprofesional (SMI) al Consejo de Ministros, pese al rechazo de la patronal y a la división con el PSOE. La ministra espera que se apruebe en la reunión que mantendrá el Gabinete de Sánchez el próximo martes 22 de diciembre o, a lo más tardar, en la del día 29 de este mismo mes, según confirmaron a La Razón fuentes gubernamentales.

Empresarios y sindicatos sostienen posturas encontradas que a día de hoy hace imposible cualquier tipo de pacto. Por un lado, las centrales sindicales apuestan por una subida para el año que viene del SMI del 5,3%, lo que lo situaría en 1.000 euros, frente a los 950 actuales. Por otro, la CEOE se opone con contundencia a este alza por el coste en términos de pérdida de empleos que, sin embargo, no hubo en con la anterior subida.

Yolanda Díaz, ya advirtió a Nadia Calviño, ministra de Economía, quien se sitúa en contra: «No es compartido ni sería entendido por qué revalorizamos las pensiones y por qué revalorizamos los salarios de empleados públicos al 0,9 % e, insisto, por qué dejamos a los asalariados que más lo necesitan con una pérdida de poder adquisitivo».

Yolanda Díaz - SMI

Sindicatos, a favor de la subida del SMI

El Secretario de Política Sindical de UGT, Gonzalo Pino, ha reclamado que esta subida a 1000 euros se realice ya en 2021. «No concebimos de ninguna manera que se pueda congelar o que se aumente tan solo el 0,9%”, señala. Pino ha realizado estas declaraciones tras la reunión mantenida ayer martes en la Mesa de Diálogo Social sobre el SMI entre el Gobierno y las organizaciones sindicales y empresariales, donde ha considerado que “hay razones fundadas para aumentarlo, y la principal es que dos millones de personas no pueden vivir en este país de manera digna por debajo de esa cantidad”.

“Razones sociales”, ha considerado. “El impacto de la crisis del COVID-19 sobre los salarios ha sido mayor en España que en otros países de la UE, a pesar del escudo social levantado por Gobierno interlocutores sociales. La pérdida de masa salarial en España durante la pandemia ha sido prácticamente la mayor de la UE (-12,7% según datos OIT), afectando más a los colectivos más vulnerables”.

“Razones económicas. Los colectivos que cobran el SMI destinan la totalidad de los recursos a consumo, lo que favorecerá el crecimiento económico vía demanda interna; y razones políticas, ya que existe un compromiso del Gobierno de dar cumplimiento a lo establecido en la Carta Social Europa (situar el SMI en el 60% del salario medio neto) en esta legislatura”.

Además, ha recordado que “los países de nuestro entorno están subiendo el SMI: 4,7% en Portugal, 2,7% en Alemania, 1% en Francia, 2% en Holanda, 2,8% en Luxemburgo, 7,7% en Polonia, 7,4% en Eslovaquia, 6,6% en Bulgaria y hasta un 16,3% en Letonia”.

Por tanto, ha considerado “de justicia aumentar el SMI por encima de los 1.000 euros. La última subida, hasta los 950 euros, ha generado empleo, certidumbre para las personas trabajadoras y ha dado tranquilidad a las empresas, ya que aumenta la productividad y el consumo también”.

El IV AENC obliga a que todo convenio esté por encima de los 1.000 euros

El Secretario de Política Sindical de UGT ha considerado prioritario derogar la reforma laboral de 2012 para que suban los salarios. “Ha supuesto una devaluación salarial sin precedentes en nuestro país, y ha empobrecido a las personas trabajadoras”.

Además, la propuesta de UGT va de la mano del IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva firmado en 2018 con las organizaciones empresariales, “que contenía la obligatoriedad de que ningún convenio estuviera por debajo de los 1.000 euros a finales de este año”. Por tanto, ha considerado “contradictorio que la patronal pretenda ahora que este SMI se congele para 2021, cuando en su día firmó este acuerdo con nosotros”.

CEOE, no se pronuncia

La patronal prefiere no pronunciarse por el momento y esperará a la reunión del lunes para ver si Díaz desvela la cifra por la que apuesta el Gobierno subir el SMI en 2021. A pesar de que el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ya advirtió semanas antes que «no procedía» en estos momentos de crisis y con un entorno de inflación negativa que se subieran los salarios de cara a 2021, los empresarios buscan llegar a un acuerdo «satisfactorio para todas las partes», aseguran.

Sin embargo, desde CEOE recalcan que «tomaremos nuestra consideración cuando el Gobierno nos dé su cifra». Un acto que se producirá en la segunda reunión que todos los agentes mantendrán el próximo lunes, según han anunciado fuentes de Trabajo.

 

DEJA UNA RESPUESTA