Javier Ortega Smith, secretario general del partido de extrema derechaVox y portavoz de la formación en el Ayuntamiento de Madrid, ha señalado que estaría «encantado de explicar en un tribunal» que los históricos dirigentes socialistas Francisco Largo Caballero e Indalecio Prieto fueron «auténticos criminales».

Vox, PP y Cs eliminarán el nombre de Largo Caballero y Prieto del callejero madrileño. La propuesta la presentó Ortega Smith ayer en el Pleno de Cibeles para acabar con cualquier homenaje, según dice, a «exponentes de totalitarios criminales antidemócratas».

Ante un tribunal

En una entrevista en ‘RNE’, y tras recordarle la intervención de la Justicia después de que declarara que las Trece Rosas «eran mujeres que torturaban, mataban y violaban vilmente», el secretario general de Vox ha aseverado que estará «encantado de explicar en los medios de comunicación, en la tribuna del Congreso de los Diputados o en un tribunal que la historia es como es, cuando algunos han decidido reescribirla».

Smith ha acusado a los dos históricos socialistas de ser «los responsables de miles de muertes, de un golpe de Estado a la República, de amenazar con pistola en el Congreso, de asesinar al líder de la oposición, de alentar con sus discursos la Guerra Civil, de alentar la dictadura del proletariado como en Rusia». «No se merecen una placa», ha sostenido.

Ortega Smith ha declarado que no entiende que cause polémica la aplicación de una ley, la de Memoria Histórica, por los mismos que la han defendido. «¿Se aprueban leyes donde sólo se pueden quitar calles a los que determinados partidos dicen que hay que quitarlas?», se ha preguntado.

Matar con amor

Son llamativas las declaraciones de Smith si las comparamos con otras declaraciones salidas de su boca. Las ya nombradas Trece Rosas son solo un punto en un mar de declaraciones de Smith en pos del franquismo, pero hoy queremos destacar una en concreto.,

Smith se trasladaba en 2018 a la localidad de Collado de Segura (Alicante) para apoyar a los vecinos que piden la vuelta de la cruz que conmemoraba a Los Caídos y que fue retirada en enero de ese año cumpliendo con la Ley de Memoria Histórica.

Smith visitó Teresa Agulló, una vecina que vive en frente de donde se encontraba la cruz en un acto populista sin matices. Durante una intervención grabada, el dirigente del partido ultraderechista aseguraba que la cruz estaba “recordando hechos tristes sí, personas fusiladas en una guerra, pero sin odio, con amor”.