La borrasca Filomena se ha convertido en una pesadilla para cientos de ciudadanos atrapados en carreteras españolas, con Madrid como epicentro del colapso. La capital, en la que hay que circular con cadenas, no funciona el servicio de los autobuses públicos y se ha suspendido la recogida de basuras, ha vivido una nevada histórica, la mayor de los últimos 40 o 50 años.

Queda por delante una jornada muy adversa a causa del formidable temporal de nieve, lluvia, viento, mala mar y bajas temperaturas surgido de la interacción de Filomena con la masa de aire frío instalada en la Península. Son las peores nevadas en lo que va de siglo en general y en la zona centro, las peores en 40 años.

Madrid, Albacete, Cuenca, Toledo, Guadalajara, Valencia, Castellón, Tarragona, Teruel y Zaragoza se encuentran en alerta máxima o roja por nieve. En todas estas provincias, se espera que se acumulen 20 centímetros de nieve a cualquier cota, nevadas que estarán acompañadas de ventisca. Otras 19 provincias están en alerta naranja, la segunda en una escala de tres: Cáceres, Ávila, Huesca, Valladolid, Burgos, Segovia, Salamanca, Palencia, Soria, Barcelona, Girona, Lleida, La Rioja, Navarra, Zaragoza, Cantabria Gipuzkoa, Álava y Bizkaia. Por último, otras siete provincias, Badajoz, Ciudad Real, Murcia, Alicante, Asturias, León y Zamora.

Consejos frente a Filomena

Ante una situación de alarma como esta es muy importante permanecer atento a las informaciones oficiales transmitidas a través de las emisoras de radio y de otros medios, y seguir las indicaciones que se den.

Filomena
Filomena

En general, las medidas de protección a adoptar ante un temporal de nieve y frío son:

Si se va a viajar

  • Infórmese previamente del estado de las carreteras y de la situación meteorológica.
  • Evite viajar en coche siempre que no sea necesario y utilizar, a ser posible, transporte público.
  • En caso de ser imprescindible la utilización del vehículo, revise neumáticos, anticongelante y frenos. Además, hay que tener la precaución de llenar el depósito de la gasolina, y llevar cadenas y elementos de abrigo.
  • Así mismo, es recomendable llevar un teléfono móvil y dispositivo de alimentación del mismo.
  • Ir muy atento para tener especial cuidado con las placas de hielo. Es difícil determinar en qué lugar del trayecto pueden haberse formado, aunque generalmente las zonas de umbría son las más habituales.

Si queda atrapado por la nieve

  • Debe permanecer en el coche, si el temporal le sorprende dentro del mismo.
  • Asimismo, es conveniente mantener el motor del vehículo encendido y la calefacción puesta, cuidando renovar cada cierto tiempo el aire. Es muy importante evitar quedarse dormido.
  • Comprobar que se mantiene libre, en todo momento, la salida del tubo de escape para que el humo no penetre en el coche.
  • Si es posible, intente sintonizar las emisoras de radio, que seguramente le informarán de las predicciones meteorológicas, las informaciones oficiales sobre el estado de la situación y las indicaciones que se dén al respecto.

Precauciones en la montaña

  • Si se van a realizar excursiones a la montaña, es conveniente adoptar una serie de precauciones, tales como:
  • Informarse de la predicción meteorológica de la zona a la que piensa ir.
  • Elegir la zona adecuada, en función de la preparación física y del conocimiento que se tenga de la montaña.
  • Informarse de la localización de los refugios o cabañas donde resguardarse en caso de descenso brusco de temperaturas, tormentas u otras condiciones meteorológicas adversas y llevar teléfono móvil con la carga completa.
  • Prestar atención y respetar las indicaciones de los carteles y otras señalizaciones sobre riesgos de la montaña.
  • Tener en cuenta que los cambios bruscos de tiempo pueden ser frecuentes en la montaña.

Recordemos

  • Las medidas de prevención ayudan a reducir el daño que puede derivarse de los desastres.
  • En caso de emergencia, conocer algunas pautas de autoprotección, ayuda a tomar decisiones que pueden favorecer tanto su seguridad como la de los demás.

 

DEJA UNA RESPUESTA