El Ayuntamiento de Madrid ha aprobado este martes retirar a los dirigentes socialistas Francisco Largo Caballero e Indalecio Prieto del callejero de la ciudad.

PP y Ciudadanos han apoyado la iniciativa de Vox para eliminar calles y placas con sus nombres haciendo uso de la Ley de Memoria Histórica aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Más Madrid y PSOE han votado en contra.

La iniciativa pide la retirada de las calles de ambos ex ministros en Ciudad Lineal y Vicálvaro así como sus estatuas en Nuevos Ministerios y la placa de Largo Caballero en la Plaza de Chamberí.

Javier Ortega Smith, portavoz de Vox, ha afirmado al respecto: «Es muy importante que no haya placas con los nombres de quienes son criminales y antidemócratas que no merecen un reconocimiento».

Desde Ciudadanos, la concejal Sofía Miranda ha señalado que la ley es igual para todos y ha recordado a los partidos de izquierda «lo peligroso de reescribir la historia», como, en su opinión, está haciendo el PSOE con la tramitación de la nueva Ley de Memoria democrática a nivel nacional.

Por su parte, el socialista Ramón Silva ha acusado a los tres partidos de centroderecho de retorcer la ley de memoria histórica para aprobar una propuesta revanchista, vergonzosa y antidemocrática.

La portavoz de IU en la Asamblea de Madrid, Sol Sánchez, denuncia que PP y Ciudadanos respalden la iniciativa de la extrema derecha para borrar a los socialistas Francisco Largo Caballero e Indalecio Prieto.

Sol Sánchez ha escrito un mensaje en su perfil de Twitter en el que se puede leer: «No sé dónde está la sorpresa en que los mismos nazis que metieron a Largo Caballero en Sachsenhausen, le quiten hoy en Madrid una calle, quizá en algunos ignorantes que han apoyado como hizo el régimen de Vichy antes de ser también engullido por la barbarie… leed un poco».