«Solo sé que no sé nada» y su imprecisión

«Solo sé que no sé nada», frase pronunciada por Sócrates y narrada por Platón, ha llegado hasta nuestros días, aunque de forma imprecisa