El secretario general de Sortu, Arkaitz Rodríguez, ha reclamado al Gobierno del PSOE que “eche el freno de mano de la política de excepción y pise a fondo el acelerador de la solución, de la convivencia y de la paz”.

Además, ha considerado que tiene que “dejar de mirar de reojo a los enemigos de la paz” porque, según ha dicho, “o se está con la mayoría de esta sociedad, con los demócratas, con la solución y con la paz, o se está con los enemigos de la paz, no hay término medio”.

Rodríguez ha recordado al Ejecutivo de Pedro Sánchez que “tiene a un 80% de la sociedad vasca y a una mayoría del Congreso español a favor de una política penitenciaria que contribuya a la solución”. “¿A qué espera?”, se ha preguntado.

El dirigente abertzale ha realizado estas afirmaciones en un acto político en el exterior de la cárcel de Martutene, en San Sebastián, organizado por la dinámica Kalera Kalera. Bajo el lema ‘Bada garaia. Presoak Kalera!’, dos columnas han partido desde los juzgados de Atotxa y desde Hernani, respectivamente, para confluir en el exterior de la prisión.

En la marcha han tomado parte dirigentes históricos de la izquierda abertzale como Eugenio Etxebeste ‘Antxon’, Rafa Díez Usabiaga, Juan Mari Olano, Rufi Etxeberria, o Antton López Ruiz ‘Kubati’, entre otros.

En su discurso, que ha iniciado enviando saludos a los presos de ETA y exiliados, a sus familiares, y también a los políticos catalanes presos y al pueblo catalán, Rodríguez ha destacado que, a lo largo de este año 2018, se ha logrado “comenzar a agrietar la política penitenciaria de los estados”.

En lo referente al Estado francés, ha recordado que el ámbito de trabajo iniciado entre la amplia interlocución del País vasco-francés y el Gobierno galo “ha dado sus primeros frutos”, aunque ha lamentado que, recientemente, “a consecuencia de las presiones del Gobierno español, ese ámbito ha quedado suspendido”.

El líder de Sortu ha apuntado que en el Estado español se ha comenzado “a agrietar ese muro que parecía infranqueable”. No obstante, ha incidido en que “todavía tenemos un camino largo por recorrer, puesto que los estados no cederán tan fácilmente, pero es importante no perder la perspectiva, y para ello conviene tomar conciencia no sólo de las dificultades y los obstáculos sino también de los logros y lo avanzado hasta ahora”.

Tras expresar su felicitación a organizaciones como los Artesanos de la Paz, Foro Social, Bake Bidea, o Sare ya que “lo ocurrido es un logro de la sociedad vasca, y de nadie más”, Rodríguez ha subrayado que “a día de hoy la paz sigue teniendo poderosos enemigos”.

“INACEPTABLE”

De este modo, se ha referido a la polémica surgida en Pamplona, donde “diferentes portavoces de UPN, del PP y de determinadas asociaciones de víctimas de ETA cargaban esta semana con dureza y tildaban de inaceptable una iniciativa que pretendía denunciar la política penitenciaria”, organizada por Sare.

Para Sortu, “inaceptable es que en estos momentos haya más de cien niños menores de 18 años teniendo que recorrer semanalmente centenares de kilómetros, perdiendo horas lectivas, jugándose la vida, para poder visitar a sus padres durante 40 minutos a través de un cristal”.

También ha calificado de “inaceptable hacer apología de una política penitenciaria contraria a la legislación internacional, contraria a la propia legislación española, y que ya ha generado 12 muertos en las cárceles y 16 en las carreteras”, así como “defender el derecho del señor Zaplana a ser puesto en libertad y acto seguido negar ese mismo derecho a los presos vascas igualmente aquejadas de enfermedades graves e incurables”.

“Inaceptable es tratar de instrumentalizar a las víctimas de ETA con fines electorales, o lo que es peor: para tratar de prolongar el conflicto político y armado entre este pueblo y el Estado español; que se retuerzan las leyes para alargar las penas a los presos vascos mientras esas mismas leyes se utilizan para garantizar la más absoluta impunidad a los victimarios del Estado”, ha remarcado.

De esta manera, ha insistido en que “inaceptable es que transcurridos siete años desde que ETA pusiera fin a la lucha armada, los presos políticos vascos sigan en la cárcel, y que el Estado continúe recurriendo a su particular estrategia políticomilitar para negar el derecho de autodeterminación e imponer la unidad de España”.

“CAMBIOS LENTOS”

Arkaitz Rodríguez ha considerado que tanto el Gobierno francés como el español están abordando el cambio en política penitenciaria “demasiado lentamente”. En este sentido, ha reprochado al Ejecutivo galo que “no es de recibo otorgar o denegar los derechos de manera arbitraria” y ha incidido en que “todos los presos los que deben ser acercados y traídos a Euskal Herria, todos”.

En cuanto al Estado español, ha recordado que el PSOE llegó al Gobierno diciendo que aplicaría una nueva política penitenciaria, pero, transcurridos seis meses desde entonces “solo ha anunciado 16 acercamientos, de los cuales se han producido diez, y ninguno a Euskal Herria, y concedido 20 progresiones de grado, de 197 presos en primer grado en el Estado”.

Rodríguez se ha dirigido al Partido Socialista para exigirle que deje de “jugar con los deseos y las expectativas de la sociedad vasca”. “Nos hemos pasado años escuchando que cuando ETA se disolviera la dispersión acabaría en 48 horas, nos pasamos el día escuchando que hay que cumplir la ley. Pues bien, que cumplan su ley”, ha afirmado.

En ese sentido, ha reiterado que los presos gravemente enfermos, al igual que los mayores de 70 años, y los que han cumplido tres cuartas partes de la condena “no tienen que ser acercados a Euskal Herria, sino puestos en libertad, porque eso es lo que dicta la ley”, al tiempo que ha subrayado que no tienen que estar “en cárceles próximas, sino en Euskal Herria” porque eso también “lo marca la ley”.

“Hay que pasar de una vez por todas de las políticas de excepción a políticas ordinarias para, a continuación, pasar de políticas ordinarias a la excarcelación de todos ellos. Todo eso como primer paso de una hoja de ruta que tiene que conducir a la excarcelación de todos. Porque no es posible hablar de convivencia democrática, ni de una paz, justa, estable y duradera, mientras haya centenares de presos políticos vascos en las cárceles españolas y francesas”, ha reiterado.

Finalmente, ha destacado la importancia de la “activación popular, movilización y lucha” y ha llamado a tomar parte en las manifestaciones convocadas el próximo 12 de enero en Bilbao y Baiona en favor de los presos.

Deja un comentario