Borrador automático

Modou Khadim Sow recibió en su domicilio una carta del Ayuntamiento de Ribaforada, donde se le citaba para solventar un trámite sobre su empadronamiento. SOS Racismo Nafarroa denuncia que cuando acudió, fue detenido y trasladado a dependencias policiales, por la Policía Nacional, y posteriormente expulsado en menos de 48 horas a Senegal, sin que nos conste que mediara asistencia jurídica, ni ninguna otra actuación.

Nos gustaría denunciar la existencia de las expulsiones exprés, como la que nos ocupa, las cuales han aumentado considerablemente en los últimos años.

Estas expulsiones superan, ya, las realizadas desde los CIE. Se afianzan como un mecanismo normalizado de expulsión y en la práctica suponen la vulneración de garantías judiciales.

Estas prácticas se encuadran dentro de la Ley de Extranjería, ley que atraviesa y condiciona las vidas de quienes se ven sometidas a ella.

Cada parada y detención racista, cada devolución en caliente, cada expulsión, nos recuerda el fin con el que se diseñó por parte del estado: crear categorías de personas en función de su origen y condición legal, económica y social, para recortar o suprimir sus derechos y libertades.

Por otro lado, queremos señalar que existen bastantes casos, en los que la Brigada de Extranjería cita a personas que se encuentran en situación administrativa irregular, para que acudan a dependencias policiales (utilizando frases como “regularizartrámites relacionados con su residencia”) y una vez allí, se les incoa o ejecuta una orden de expulsión.

Son las denominadas “Citas Trampa”. Consideramos que estas prácticas son ilegítimas, y por ello lo hemos denunciado ante el Defensor del Pueblo estatal.Seguimos, además, investigando la legalidad de esta práctica tan común.

Por ello, respecto al caso de Modou que hoy denunciamos, no nos sorprendió el uso de un engaño para proceder a la expulsión. Sin embargo, sí hizo que saltaran todas nuestras alarmas ya que supone un paso más en esta práctica, llevada a cabo con la connivencia de una Administración pública.

Esta vez, ha sido el Ayuntamiento de Ribaforada el que se ha prestado a talengaño, haciendo uso de un acto administrativo en forma de citación, a sabiendas de que no iba a cumplir el fin mencionado, poniendo muy en duda la legalidad del procedimiento, ya que entendemos que podría constituir un indicio de prevaricación por parte de la citada Administración.

Queremos recordar que los Ayuntamientos, son la administración más cercana las personas y deben garantizar los derechos y la protección de todas las vecinas y vecinos del mismo, con independencia de su origen o situación administrativa.

Es por ello que resulta perversa esta actuación, que no sólo ha desprotegido a Modou, sino que ha colaborado mediante engaños y de forma directa con la deportación de uno de sus vecinos.

Excediéndose en sus funciones y competencias, haciéndose cómplice de uno de los mecanismos más atroces y practicados del Racismo Institucional, como son estas expulsiones, lanzando además un mensaje de miedo y desprotección a una parte de las vecinas y vecinos de Ribaforada; configurándose, así, como un espacio no seguro y de dudosa legitimidad.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario