La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, afirmó hoy que una Escocia independiente podría participar de las decisiones que toma la Unión Europea (UE), como hacen otros Estados miembros de tamaño similar, y contaría con la «solidaridad» de la institución.

En un mensaje en Twitter, Sturgeon se refirió así a la cumbre extraordinaria que se celebra hoy en Bruselas y en la que los Veintisiete Estados miembros decidirán si otorgan a la primera ministra británica, Theresa May, una extensión del «brexit».

«Esta noche, 12 de los 27 estados miembros de la UE que decidirán el futuro del Reino Unido tienen una población más pequeña o similar en tamaño a la de Escocia. Si nos independizamos, podremos sentarnos en esa mesa, disfrutando de la misma solidaridad mostrada con Irlanda, en lugar de estar al margen de Westminster», escribió.

La dirigente escocesa hizo alusión al hecho de que, durante las negociaciones sobre el acuerdo de retirada pactado entre Londres y Bruselas, la UE se haya posicionado del lado del Gobierno irlandés al defender la necesidad de evitar una frontera visible entre la República de Irlanda y la provincia británica de Irlanda del Norte.

Este compromiso se plasmó con la inclusión en el acuerdo de retirada (que ha sido rechazado por el Parlamento británico en tres ocasiones) de un mecanismo de seguridad conocido como salvaguarda que garantizaría la ausencia de controles entre los dos países una vez se materialice la salida del Reino Unido del bloque común.

La también líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP) ha avanzado que «en cuestión de semanas», cuando estén más claros los términos del «brexit», hará públicos sus planes sobre si pedirá formalmente la convocatoria de un segundo referéndum de independencia, algo a lo que el Gobierno británico ya se ha negado.

Escocia celebró un referéndum en 2014, en que el 55 % rechazó la separación del resto del país, pero la victoria del «brexit» en 2016 ha reabierto el debate ya que el SNP considera que ha cambiado sustancialmente las circunstancias económicas y políticas.

May tratará de obtener hoy el favor de la UE para poder extender la fecha de salida, fijada hasta ahora en el próximo viernes, un extremo que de no cumplirse llevaría a una retirada no negociada, pues el pacto alcanzado entre Londres y Bruselas no ha recibido el visto bueno del Parlamento británico.

DEJA UNA RESPUESTA