Ignacio González, presidente de Aecoc, ha lanzado una advertencia sobre los grandes problemas que amenazan a la recuperación, entre los que se encuentran los desbocados precios de la electricidad, el encarecimiento de las materias primas, los problemas con el transporte y la falta de chips, envases y contenedores que están afectando a la cadena de suministro.

Todo esto está provocando un incremento en el precio de los productos agrícolas y ganaderos y por tanto en la cesta de la compra. El problema añadido, a juicio del presidente de Aeoc es que no hay previsión de una bajada, sino más bien al revés y la situación puede ir a peor en los próximos meses.

En esa misma línea, tal y como recoge El Ecomomista, Ignacio González ha advertido de que «nos enfrentamos a una enorme presión regulatoria» ante «un escenario económico incierto y complicado», a pesar del crecimiento de la economía española, con un acumulado en el primer semestre del 1,1% «aunque solo sea por el rebote tras la caída producida por la crisis, que fue menor que en la anterior gracias a la protección de los Erte, pero que ha sido radical y rápida». Ante este escenario, el directivo ha sido rotundo: «no recuperaremos el nivel de 2019 hasta principios del año 2023».

Mercadona, Frit Ravich y Angulas Aguinaga ya han subido los precios de algunos de sus productos

De momento, los productores reclaman una mejor retribución por parte de los supermercados y sus intermediarios y han llegado a protagonizar protestas durante el verano. Como consecuencia, Mercadona, líder de la distribución alimentaria en España, anunció una subida en el precio de la leche en sus lineales el pasado agosto y Frit Ravich está estudiando el impacto de la subida de los frutos secos, tras el incremento de costes de algunas materias primas fundamentales para su actividad como el maíz.

Subida de precios en el sector alimentario
Subida de precios en el sector alimentario

El consejero delegado de la empresa Angulas Aguinaga, propietaria de marcas como Krissia, La Gula del Norte o Aguinamar, afirmó también que ya han subido precios de algunos productos, mientras que el consejero de Campofrío, Javier Dueñas, explicó que aún no tiene una “posición fijada” sobre un eventual aumento de precio de sus productos, “pero en el caso de que esto continúe así, va a haber que afrontar” esta situación.

El precio de los alimentos y las bebidas no alcohólicas ha aumentado hasta la fecha un 1,4%. Entre los alimentos básicos que más han subido estos meses destaca el aceite de oliva y la leche. La inflación, en todo caso, no sería un problema si los sueldos y los ingresos de las empresas creciesen al mismo ritmo, pero no es el caso. Los salarios pactados en convenio colectivo crecieron hasta julio un 1,54%, cifra inferior a la inflación registrada en ese mismo mes, según la estadística de convenios colectivos del Ministerio de Trabajo.

Aún así, el sector comercial y de la distribución se muestran positivos y confían en el ahorro de los consumidores embalsado durante la pandemia, debido a que están siendo precavidos por la situación de incertidumbre y a que hay dinero que no se ha podido gastar por el cierre por ejemplo de la hostelería, para cerrar una buena campaña de Navidad.

González ha pedido a las distintas administraciones políticas «que se nos escuche», reclamando «una unidad de mercado fiscal», que respete la libertad de elección del consumidor, sin usar los impuestos para tratar de cambiar hábitos. «Si los impuestos sirvieran para eso, ya haría años que habríamos acabado con el tabaco», ha asegurado, añadiendo que «España aprueba 12.000 legislaciones al año y eso provoca enormes retrasos de emprendimiento».

Como ejemplo, el presidente de Aecoc ha destacado la ley de envases y el impuesto sobre los no reutilizables, «que pone en riesgo el consumo y el empleo». Pese a todo ello, ha recordado que «durante la pandemia, tuvimos un cumplimiento como industria absolutamente ejemplar, siendo los mejores de toda Europa» y alertando de que «los desafíos que vienen en el futuro nos van a pedir una unidad de acción».

Por último, Gónzález ha hecho hincapié en la digitalización y la sostenibilidad. El comercio online en alimentación ha crecido, fundamentalmente gracias a los consumidores más mayores, cerca de un 75% y, por otro lado, el consumidor está exigiendo más sostenibilidad reduciendo por ejemplo el uso de plásticos.

A partir del año que viene, cuando disminuyan las ayudas públicas y desaparezcan los ERTE, no se sabe qué ocurrirá, por eso las compañías piden al Gobierno contención a la hora de subir impuestos y de aprobar nuevos gravámenes.

DEJA UNA RESPUESTA