Javier F. Ferrero

Un informe preparado por observadores de la ONU narra graves violaciones de los derechos humanos y abusos por parte de las fuerzas gubernamentales y sus aliados en Sudán del Sur. El texto revela que, entre el 16 de abril y el 24 de mayo de este año,232 personas fueron asesinadas y muchas más heridas durante los ataques contra pueblos controlados por fuerzas de la oposición. “Los civiles han sido un objetivo. Los ancianos, las personas con discapacidad y los niños han sido asesinados en terroríficos actos de violencia. Algunos fueron colgados de árboles y otros quemados vivos en sus casas”, asegura el informe.

El informe describe como el Ejército de Liberación Popular de Sudán y sus fuerzas aliadas utilizaron la violación de mujeres y niñas como arma de guerra. Al menos 120 fueron violadas por múltiples hombres. Entre las barbaridades figuran la violación de una niña de cuatro años y la de una mujer de veinte que acaba de dar a luz. Además, 132 mujeres fueron secuestradas. Las mismas fuerzas rodeaban los pueblos al alba o en la mañana y empezaban a disparar contra los civiles que huían. Los atacantes robaban el ganado, saqueaban las casas y las quemaban, junto con las despensas de comida.

La brutalidad y crueldad sin piedad de los atacantes descrita por los supervivientes sugiere que tenían una política de tierra quemada”, asegura el informe. “De acuerdo con las denuncias recibidas, los ancianos, los enfermos y las personas con discapacidad que no podían huir eran quemados vivos en sus chozas prendidas con mecheros”.

los ancianos, los enfermos y las personas con discapacidad que no podían huir eran quemados vivos en sus chozas prendidas con mecheros

Alrededor de 30.000 personas se han visto obligadas a huir como resultado de la violencia, de las que 5000 encontraron refugio en lugares protegidos por la ONU, 8000 se escondieron en el campo y 18.000 huyeron a la ciudad de Mayendit, bajo control de la oposición. Tres de los individuos responsables de las principales atrocidades han sido identificados y uno de ellos ha sido al parecer apartado de sus funciones.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Raaad al Husein, ha indicado al respecto que “debe haber consecuencias para los hombres que presuntamente violaron en grupo a una niña de 6 años, que degollaron a ancianos, que ahorcaron a mujeres por resistirse al saqueo y que dispararon a civiles en los pantanos donde se escondían. Los que ordenaron y facilitaron estos crímenes tienen que rendir cuentas. El Gobierno de Sudán del Sur y la comunidad internacional tienen la responsabilidad de asegurar que se haga justicia”, ha afirmado Zeid.

Deja un comentario