«Tomo nota». Ha sido el aviso a navegantes de la otrora poderosa expresidenta andaluza, Susana Díaz, a su llegada al Comité Federal en el que se aprobarán las listas para las elecciones del 28 de abril y también para las autonómicas, municipales y europeas del 26 de mayo. Ferraz ha impuesto por primera vez cambios en las candidaturas que ha aprobado la federación andaluza. 

La líder del PSOE andaluz ha asegurado que su federación trabajará por obtener el mejor resultado, pero ha dejado claro su malestar por las imposiciones en las listas de Sevilla, Cádiz, Almería y Córdoba que había elaborado el PSOE andaluz. En las otras cuatro provincias no se han producido cambios porque las direcciones provinciales llegaron a acuerdos con Ferraz. 

Díaz ha lamentado que no haya sido posible el entendimiento después de que la federación intentara combinar las peticiones de Pedro Sánchez con la decisión «soberana» de los militantes andaluces, que habían elegido mayoritariamente a otros aspirantes al Congreso y el Senado. «Tomo nota», ha declarado. 

«Vamos a currar como siempre para que el resultado sea el mejor», ha dicho Díaz. No obstante, en Ferraz ya le señalaron la puerta de salida tras la debacle del 2 de diciembre que dejó al PSOE sin la Junta de Andalucía por primera vez en 36 años ininterrumpidos de poder a pesar de ser el partido más votado.