En la mañana del viernes, Susanna Griso, la presentadora de Espejo Público en Antena 3, se hizo eco de la historia de una vivienda ‘okupada’ en La Bañeza. La presentadora contactó a través de videollamada a Ana, la propietaria de la vivienda okupada que actualmente vive en Suiza por motivos laborales, y a Samara, que ha okupado la casa situada en la localidad leonesa junto con su hija.

Samara ha narrado en televisión que se encontraba en un centro de protección para mujeres maltratadas, pero que cuando se le acabó el plazo de estancia recurrió a okupar la casa de Ana en La Bañeza.

En medio de este contexto de pobreza y maltrato con menores de por medio, Susanna Griso polemizó. He trabajado toda mi vida para hacerme una casa. No es justo que vengan personas que no quieran trabajar a aprovecharse de los beneficios de los demás», señalaba la propietaria de la vivienda.

El Ayuntamiento de Ponferrada, de donde es Samara, ha puesto a su disposición una casa de acogida en la misma localidad. Ella la rechaza, alegando que no puede «vivir con 1.000 personas más». Reclama un piso para poder estar ella y su hija a solas e intentar llevar una vida normal.

Susanna Griso, lejos de mostrarse imparcial, decidió atacar a la madre maltratada, diciendo que no entendía la posición de la mujer y se ha mostrado indignada: «¿Qué tipo de ayuda estás pidiendo? ¡Si te la han dado!».

“¡Ah, no, claro! ¿Con cuántos metros?”, preguntaba indignada la presentadora. “Con piscina y con huerto”, siguió la catalana con sarcasmo. “Las cosas no funcionan así, hija”, concluía.