El juicio por supuesto espionaje político y malversación al expresidente panameño Ricardo Martinelli (2009-2014) fue suspendido este martes hasta que los médicos forenses evalúen su salud mental, después de que su defensa alegara que padece depresión y está incapacitado para asistir a la audiencia.

«El tribunal ha determinado que la evaluación se llevará a cabo el próximo jueves 14 de marzo en el Instituto de Medicina Legal», dijo el juez Roberto Tejeira, presidente del tribunal que juzga a Martinelli y que está formado por tres letrados.

Tejeira explicó que, una vez reciban el informe forense, se comunicará la fecha de reprogramación de la audiencia de juicio, que comenzó este martes con la presencia del expresidente.

El lunes, a pocas horas del inicio del juicio, cuya fecha fue anunciada el pasado 21 de enero por el Órgano Judicial, la defensa del expresidente, de 67 años, presentó una «incapacidad médica psiquiátrica», según confirmó el fiscal del caso, Ricaurte González.

La audiencia de juicio comenzó este martes con la presentación por parte de la defensa de una solicitud de reprogramación de esta diligencia amparada en la incapacidad médica psiquiátrica de tres semanas emitida por un medico particular.

Ante esa solicitud de la defensa el fiscal González pidió a los jueces «una verificación» por parte del Instituto de Medicina Legal y que la audiencia de juicio fuera retomada mañana miércoles.

«El señor Martinelli no quiere ir a juicio. La única manera de resolver esta situación es que le hagan frente a la justicia. Esto es un mensaje que debemos dar sobre todo en estos momentos que vive el país: si alguien quiere ser u ocupar un cargo público tiene que saber que hay que respetar la ley y enfrentar la justicia», declaró este marte el fiscal tras la suspensión temporal de la audiencia.

El representante del Ministerio Público se preguntó además «si una persona que está incapacitada para enfrentar a la justicia puede correr o tener capacidades para ocupar dos cargos públicos», en alusión a las candidaturas de Martinelli a diputado y a alcalde de la Ciudad de Panamá en los comicios generales de mayo próximo.

Martinelli, acusado de interceptaciones ilegales de telecomunicaciones a unos 150 políticos, periodistas, sindicalistas, dirigentes de la sociedad civil, entre otros, se expone a una pena de 21 años de cárcel.

El Loco», como llaman a Martinelli sus seguidores, llega a esta etapa final del proceso judicial que comenzó en 2015 como candidato a dos cargos en los comicios de mayo por el partido Cambio Democrático (CD-opositor), segunda fuerza parlamentaria, que fundó hace dos décadas y del que fue presidente hasta enero del año pasado.

La ley panameña solo impide la participación política en caso de que una persona haya sido condenada por un juez.