La Comisión Electoral (CE) tailandesa ha reconocido que aún no ha decidido qué fórmula va a emplear para asignar los escaños del Parlamento a partir de los votos emitidos en las elecciones legislativas del pasado 24 de marzo, pero anunció que tomará una decisión esta semana.

«Vamos a estudiar los diferentes modelos para poder aclarar al público qué método vamos a usar. En este momento, la CE aún no ha hecho su cálculo,” dijo la noche del martes a la prensa local el secretario general de la CE, Jarungwit Phumma, que también declaró que se ha invitado a expertos legales para debatir la cuestión.

Desde el día de las elecciones, las primeras desde el golpe de Estado de 2014, la Comisión ha ido retrasando el anuncio del resultado oficial, aduciendo al principio problemas con el sistema informático, y ha anunciado que no los revelará hasta algunos días después de la coronación del rey Vajiralongkorn, prevista para los días 4 a 6 de mayo.

Según los cálculos realizados hasta el momento, el partido Palang Pracharat, que tiene como candidato a Prayut Chan-ocha -el general en la reserva que lideró una asonada militar hace cinco años-, habría ganado en número de votos, pero el partido antijunta Puea Thai -cuyo gobierno fue defenestrado en 2014- habría obtenido el mayor número de escaños.

Los diferentes métodos para calcular la asignación de escaños podrían afectar la composición del Parlamento, sobre todo en lo que respecta a si las formaciones más pequeñas puedan tener representación.

El retraso de la Comisión Electoral, cuyos miembros fueron nombrados por la junta militar golpista, ha suscitado todo tipo de acusaciones.

Según una encuesta de Suan Dusit publicada el domingo, al 69,47 por ciento de los tailandeses le preocupan las prácticas fraudulentas, la falta de transparencia y los resultados poco claros en las elecciones.

A pesar del retraso, siete partidos opuestos a la junta militar anunciaron el pasado 27 de marzo que formarían una coalición de Gobierno ya que según sus cálculos sumaban 255 escaños, cifra que supone la mayoría de los 500 diputados de la Cámara Baja del Parlamento.

Pero aunque la coalición antijunta contara con la mayoría de escaños en la Cámara baja, la elección del primer ministro dependerá también del voto de los 250 miembros del Senado, nombrados a dedo por la junta militar.

DEJA UNA RESPUESTA