Los talibanes capturaron en las últimas horas un distrito en la provincia septentrional de Baghlan, el primero que cae bajo control insurgente desde el 1 de mayo, día en que se dio inicio oficial al retiro de tropas de Estados Unidos y de la OTAN de Afganistán.

El remoto distrito de Burka, situado en el noreste de la insegura provincia de Baghlan, fue capturado anoche tras permanecer mucho tiempo bajo continuos ataques que habrían ocasionado varias bajas entre los propios talibanes.

«Las fuerzas afganas abandonaron el distrito como parte de una retirada táctica para evitar bajas. Ahora están estacionadas en otro lugar y durante la retirada movieron todos sus vehículos e instalaciones con éxito», reveló el portavoz de la Policía provincial, Javid Basharat, ahora se encuentran a la espera de iniciar un contraataque para recuperar el distrito.

El Ministerio de Defensa afgano informó en un comunicado que murieron 80 talibanes y 59 personas resultaron heridas en contraataques de las fuerzas de seguridad afganas en las últimas 24 horas, en siete de las 34 provincias, pero no aclaró las posibles bajas en Baghlan.

Por su parte, el portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, anunció en un mensaje en Twitter que sus combatientes capturaron anoche el cuartel general del distrito de Burka, incluidos edificios administrativos y de la Policía, con todos sus puestos de control. «Después que el enemigo huyó del área, los combatientes se hicieron con varios vehículos y muchas armas y municiones», afirmó Mujahid.

Burka se convirtió en el primer distrito del país en caer en manos de los talibanes desde la oleada de ataques simultáneos que comenzó coincidiendo con el inicio de la retirada oficial de los militares extranjeros en territorio afgano.

Durante esta fase final, se espera que unos 2.500 militares estadounidenses y alrededor de 7.000 de la OTAN abandonen el país antes del próximo 11 de septiembre, cuando se cumplen dos décadas de los ataques terroristas en Estados Unidos que desencadenaron la invasión de Afganistán.

EFE, DPA, Reuters – DW

DEJA UNA RESPUESTA