La Audiencia de Pontevedra ha condenado a la abogada gallega Tania Varela a un año y ocho meses de prisión y al pago de una multa de 56.000 euros por blanquear dinero procedente del narcotráfico a través de la adquisición de bienes muebles e inmuebles mediante una sociedad inmobiliaria.

La Fiscalía solicitaba para Varela, que estuvo fugada cinco años para eludir una condena previa por tráfico de drogas, tres años y medio de cárcel y una multa de 220.000 euros.

El tribunal ha reducido la condena para la abogada al aplicarle la atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas, por el retraso que se ha producido en un procedimiento que juzgada unos hechos cometidos durante los años 2005 y 2006.

La Audiencia ha considerado acreditado que la acusada, «como consecuencia de la actividad de narcotráfico» a la que se dedicaba, se ha «enriquecido» realizando operaciones inmobiliarias para «dar entrada en el tráfico mercantil lícito» al dinero procedente del narcotráfico.

Tras analizar las pruebas, el tribunal concluye que hay indicios «plurales y de entidad suficiente» que acreditan que la acusada ha ejecutado operaciones cuyos pagos en efectivo «denotan el manejo concreto de cantidades de dinero que no se justifican» y que suponen la ocultación de al menos 70.000 euros, «poco acordes con su nivel de ingresos».

Los bienes que, según la sentencia, habría adquirido para blanquear este dinero son un coche de alta gama valorado en casi 30.000 euros y un terreno urbanizable en O Grove (Pontevedra).

La sentencia destaca además las «maniobras» llevadas a cabo por Tania Varela para «ocultar su titularidad» con respecto a los bienes adquiridos por la sociedad inmobiliaria Promociones Rialto 72-74 y aseguran que el origen delictivo de las cantidades blanqueadas está acreditado.

El fallo de la Audiencia de Pontevedra ordena el comiso del dinero utilizado para la comisión del delito y, en su caso, de sus transformaciones o equivalentes, para adjudicárselo al Estado a través del Fondo del Plan Nacional contra la Droga.