El dirigente de ERC Joan Tardà ha opinado este jueves en San Sebastián que los «casos» de Cataluña y del País Vasco pueden «encumbrar» al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, «como estadista» o «ser su tumba política».

«Sánchez sabe que es imposible poder encarar la, incluso, viabilidad del Estado español sin resolver el conflicto de las naciones que reivindicamos ejercer el derecho a la autodeterminación. De manera que el caso catalán, y también el del País Vasco, es evidente que pueden encumbrarle como estadista o ser su tumba política», ha dicho Tardà.

El hasta ahora portavoz de ERC en el Congreso ha hecho esta reflexión a los periodistas momentos antes de participar junto a la portavoz de EH Bildu, Maddalen Iriarte, en una charla política organizada en la capital guipuzcoana por la coalición independentista vasca.

Antes de tomar la palabra en este acto, Tardà ha explicado a los informadores que su formación no va a «investir gratis a Pedro Sánchez», aunque tampoco le pondrá «líneas rojas».

«Apostamos por el diálogo, por un escenario de negociación, a fin y efecto de que podamos ejercer el derecho a la autodeterminación», ha indicado el líder republicano, antes de abogar por «construir escenarios de diálogo» porque «un conflicto entre sociedades que se denominan democráticas», aunque la española sea «de poca calidad», «solo se puede resolver democráticamente». «Es decir, a través de un escenario de urnas», ha matizado.

Tras recordar que, durante el trámite de la moción de censura que aupó a Sánchez a la Presidencia, ERC ya dijo que «un Gobierno socialista soportado por Podemos siempre debería ser más dialogante que uno del PP soportado por Ciudadanos», Tardá ha opinado que ahora «se abre la posibilidad de iniciar un proceso de diálogo y de negociación».

Ha admitido, no obstante, que desconoce «qué PSOE» se va a «encontrar» ERC tras el resultado logrado en los pasados comicios por los socialistas, puesto que durante la campaña electoral tuvieron «mucho interés en dejar dicho de manera taxativa, rotunda y categórica que no querían demasiada relación con el independentismo catalán».

Ha aclarado a este respecto que «los poderes fácticos catalanes y sus homólogos españoles» pretenden un acuerdo del PSOE con Cs o bien un Gobierno socialista en minoría del PSOE, para «ir trampeando mediante la geometría parlamentaria variable los escenarios que se puedan encontrar».

«Pero esto no puede resolver nada, puesto que los problemas son tan extraordinarios que trampeando no se van a resolver. Al revés, se van a estancar», ha advertido.

Por su parte, la portavoz de EH Bildu en el Parlamento Vasco, Maddalen Iriarte, ha opinado que su coalición ha sido «determinante» para que PP, Cs y Vox, a los que se ha referido como «el trifachito», no sea «quien mande en este momento en el Estado español».

Iriarte se ha mostrado además convencida en que su formación también será «determinante» en el futuro porque si Sánchez «quiere estar a la altura de un estadista europeo tiene que darse cuenta de que cuando hay dos naciones como Cataluña y Euskal Herria que no se sienten identificadas ni vinculadas con España la única salida democrática es dialogar y llegar a un acuerdo».

Fuente