Como informábamos el pasado 5 de mayo, el Gobierno de la Comunidad de Madrid aprobaba el 4 de mayo el proyecto de ley que permitirá a las VTC seguir operando en la capital a partir de octubre, sin acceder a las condiciones reservadas en exclusivas al taxi, como la recogida en la calle o las paradas específicas.

En el mes de octubre vence el plazo establecido por el conocido como «Decreto Ábalos» que marcaba una fecha límite para que las autonomías regulasen esta materia.

Es por ello que este miércoles cientos de taxistas, convocados por la Federación Profesional del Taxi de Madrid (FPTM), han tomado las calles del centro de Madrid para pedirle al Gobierno regional que retire el proyecto de Ley para que los vehículos con conductor VTC puedan seguir operando en la capital a partir de octubre y deje de «ahogar al sector».

Si se aprueba la modificación de la Ley de Ordenación y Coordinación de Transportes, que se votará este jueves en la Asamblea de Madrid, empresas como Uber, Bolt o Cabify, conocidas como VTC, podrán seguir operando en trayectos urbanos, algo que los taxistas consideran perjudicial para su trabajo.

Los taxistas de Madrid se manifiestan contra el "atropello" de la ley de transportes de Ayuso / Imagen: EP
Los taxistas de Madrid se manifiestan contra el «atropello» de la ley de transportes de Ayuso / Imagen: EP

Gritos de “no más VTC”, “Ayuso vende a su pueblo” y “Ayuso dimisión”

Entre gritos de “no más VTC”, “Ayuso vende a su pueblo” y “Ayuso dimisión”, unos 500 taxistas han empezado la protesta tras aparcar sus vehículos en una de las arterias más concurrida de la ciudad. La mitad ha cortado el tráfico del paseo del Prado entre Neptuno y Cibeles, mientras que la otra mitad ha ocupado la plaza de Colón.

“El taxi tiene sus obligaciones y en este caso unas garantías para los usuarios. Lo que pretendemos es que las leyes se adapten en beneficio de todos, no en beneficio de tres o cuatro”, ha señalado Julio Sanz, presidente de la FPTM.

Los taxistas critican que estas empresas puedan seguir circulando en Madrid como hasta ahora y consideran más oportuno desterrar los VTC a las afueras de la ciudad. “Los Uber y Cabify tendrían que actuar en los pueblos, donde los abuelos tienen que esperar dos horas para coger el autobús y trasladarse a otros municipios”, ha señalado un conductor autónomo.

Desde la FPTM acusan a Isabel Díaz Ayuso, y al consejero de Transportes e Infraestructuras, David Pérez, de haber “mentido al colectivo una vez más” y de haber perfilado la norma “sin contar con el sector”. Además, han señalado que 25.000 familias viven de los ingresos que produce esta profesión.

Por su parte, la Comunidad de Madrid no ve “justificada” la movilización que ha protagonizado este miércoles el sector del taxi contra la modificación de la Ley de Transportes y ha insistido en que sigue abierta al diálogo.

DEJA UNA RESPUESTA