Un agente de policía ha sido condenado por amenazar a un empleado de una gasolinera en Calvià, Baleares. Según señala la sentencia a la que ha tenido acceso Crónica Balear, el incidente ocurrió el 14 de mayo de 2022, cuando el policía se encontraba fuera de servicio y acudió a repostar a la gasolinera en la localidad de Calvià.

Tras hacer una maniobra indebida para colocarse delante de la fila de vehículos y acceder al surtidor, el empleado le reprochó su actitud.

Este hecho ha sido reiterado por otra clienta, que ha actuado como testigo y remacha lo sucedido, una maniobra indebida, que daría pie a lo acontecido.

En ese momento el policía le mostró su placa y le solicitó el libro de reclamaciones. Sin embargo, cuando el empleado se negó a firmar la reclamación redactada por el policía, éste le amenazó diciéndole que le iban a pasar “cositas”, haciendo alusión a un atraco previo que había sufrido el empleado y en el que había sido apuñalado.

El policía no satisfecho le insistía que “hay gente que se las busca y se las merece”, y también le espetaba un: “Ya te atracaron una vez y no me extrañaría que pasara otra vez”.

La Audiencia Provincial de Baleares ha confirmado la sentencia de un Juzgado de Instrucción de Palma que condena al policía a una multa de 360 euros y al pago de las costas después de rechazar el recurso interpuesto por el policía.

DEJA UNA RESPUESTA