Javier Tebas, presidente de La Liga, pidió al Club de Fútbol Fuenlabrada 130.000 euros por asesorarle durante dos años a finales de 2018. Según consta en un presupuesto firmado por Tebas, al que ha tenido acceso elDiario.es, ese pago era a cambio de «servicios de asesoría legal».

Este documento contradice la versión del propio Tebas sobre sobre su participación en negocios con empresas del sector. «Desde 2013 que soy presidente (de La Liga) no presto servicio a ningún club y el despacho que lleva mi nombre tampoco. No presto servicios personalmente salvo en temas excepcionales y nunca a clubes», señaló.

Sin embargo, el documento elaborado por el despacho de abogados de Tebas dice lo contrario: «Se presenta presupuesto para la prestación de servicios de asesoría legal y económica […] El equipo al frente de los servicios descritos estará dirigido por el socio fundador del estudio, Javier Tebas Medrano».

Además en él se especifica que los honorarios serán de 130.000 euros más IVA. Se hará un primer pago, equivalente al 50%, a la firma del contrato. En octubre de 2018 se hará otro pago del 25% y el 25% restante se dividirá en 24 mensualidades que empezarán a abonarse en noviembre de 2018.

En declaraciones a elDiario.es, el presidente de La Liga reconoció sus relaciones comerciales con el C. F. Fuenlabrada pero puntualizó que cuando iniciaron el acuerdo el Fuenlabrada militaba en Segunda B y por lo tanto no dependía de La Liga.

Un año después el club madrileño subía a Segunda. En el momento del ascenso, Tebas decidió informar a la oficina de conflictos de intereses de La Liga de sus relaciones con el club. En la comunicación, con fecha 21 de julio de 2019, el presidente de La Liga informaba de que su hijo era el secretario del consejo de administración del Fuenlabrada pero no dijo nada de sus negocios con ese club.

El Fuenlabrada se encuentra ahora mismo en medio de una polémica generada por su viaje para disputar un partido en A Coruña, en el se jugaba poder opositar al ascenso a Primera División, a pesar de conocer la existencia de un brote de coronavirus en la plantilla. La Liga, encargada de realizar las pruebas de COVID-19 a los jugadores, permitió el desplazamiento sin comunicarlo a las autoridades sanitarias de Madrid y Galicia.

El Consejo Superior de Deportes acusa al club de poner en peligro la salud pública y tanto a La Liga como al club de incumplir el protocolo que regula la actividad deportiva durante la pandemia, al ocultar el contagio de futbolistas.

Mientras la plantilla se encuentra confinada en un hotel coruñés, Tebas se aparta del caso con la excusa de que sus tratos empresariales le impiden hacer otra cosa. La Liga le ha limitado en sus capacidades disciplinarias contra este club por la relación familiar que mantiene con el mismo y el propio Tebas se ha dirigido por carta al vicepresidente de La Liga, subordinado suyo, para delegar cualquier decisión sobre el Fuenlabrada.

Por su parte, la alcaldesa de A Coruña Inés Rey, ha anunciado que denunciará a La Liga ante la Fiscalía para que depure las responsabilidades penales en las que la Liga pudiera haber incurrido.