Los lugares de trabajo se encuentran en constante evolución y cada vez a un ritmo más rápido. Circunstancias como la pandemia, los cambios económicos o los vertiginosos avances tecnológicos, fuerzan a adaptar las oficinas a las nuevas realidades que ya están presentes, y que continuarán en el año 2023 con mucha más fuerza. A continuación, desgranaremos las tendencias que predominarán en el diseño de oficinas en los próximos tiempos.

Diseño biofílico

Se trata de incorporar componentes de la naturaleza dentro de los edificios y espacios de trabajo con el fin de convertirlos en entornos más agradables. Esto mejora la productividad y la creatividad de los trabajadores, aumentando su sensación de felicidad y reduciendo el estrés y el absentismo laboral.

Un diseño con grandes ventajas que se adapta a cualquier espacio de forma sencilla, empleando elementos como plantas, maceteros o jardines verticales, en áreas despejadas donde predominen los tonos neutros y naturales.

Las empresas más modernas llevan tiempo incorporando el modelo biofílico con resultados muy positivos, logrando una mejoría en el rendimiento de sus empleados y en el ambiente de trabajo.

Oficina colaborativa

Son espacios de trabajo dotados de áreas comunes que fomentan la participación. Los diseños de este tipo de oficinas suelen ser más informales y se focalizan en aumentar la interacción de los trabajadores para que estos puedan compartir sus ideas o hacer brainstorming de manera espontánea.

Este nuevo modelo de trabajo supone un ahorro y una reducción de costes en equipamiento gracias a la construcción de áreas multifunción, donde se pueden realizar distintas tareas según sea necesario.

El mobiliario de estas oficinas favorece la movilidad y la comunicación entre los empleados, con mesas y taburetes altos y módulos flexibles que permiten unirse y separarse fácilmente para crear zonas polivalentes.

Modelo de trabajo híbrido

Permite a las personas trabajar desde distintos puntos de la oficina, o incluso desde su domicilio, teniendo acceso a todas las herramientas necesarias para llevar a cabo sus funciones. Esta combinación de trabajo remoto y presencial ofrece una mayor autonomía a los empleados dentro de sus horarios y será clave en las oficinas del futuro.

Una mayor flexibilidad a la hora de trabajar conlleva un aumento en la sensación de bienestar, que revierte en un incremento de la productividad. Aunque requiere de una inversión en tecnología y actualizaciones, se adapta, sin suponer un coste extra, a casos especiales como posibles confinamientos y situaciones imprevistas.

Muchas compañías apuestan ya por este modelo, combinando el trabajo en oficina con el teletrabajo, como opción más eficiente y satisfactoria para trabajadores y empresas.

Mobiliario adaptable

Esta nueva tendencia en cuando a diseño de espacios de trabajo, crea oficinas más flexibles, gracias a la eliminación de muchas barreras arquitectónicas, lo que repercute en una mayor interacción entre los empleados y una reducción en costes para las empresas.

El mobiliario es multifuncional, con sillas ergonómicas apilables, mesas plegables, ruedas para cambiar la ubicación de cada elemento, paneles, mamparas y módulos que convierten las oficinas en lugares más ágiles y colaborativos.

La oficina se transforma rápidamente acorde a las necesidades del momento, con distintos escenarios para trabajar en equipo, o en una zona más delimitada, ganando así en espontaneidad.

En conclusión, las tendencias en diseño de oficinas para este 2023, integrarán los últimos avances tecnológicos que fomenten el bienestar de sus empleados y faciliten su trabajo, creando ambientes agradables y polivalentes sin que esto suponga una gran inversión.

Imágenes cedidas por: https://www.mobiliar.es/

DEJA UNA RESPUESTA