En un episodio de alta tensión en el Congreso, el presidente de la Comisión Constitucional, José Zaragoza, del Partido Socialista, ha solicitado en tres ocasiones al diputado del Partido Popular y portavoz adjunto del Grupo Popular, Rafael Hernando, que abandonara la sala durante la comparecencia del ministro de Presidencia y Justicia, Félix Bolaños.

El enfrentamiento entre Zaragoza y Hernando tuvo lugar mientras Bolaños respondía a la intervención de la ponente del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, y en medio de las interrupciones persistentes por parte del diputado popular. Ante la situación, Zaragoza expresó su descontento, señalando que «llevamos aquí mucho rato y vamos a estar mucho rato», instando a Hernando a «hacer el favor de no interrumpir».

Ante las continuas interrupciones, Zaragoza advirtió a Hernando y finalmente solicitó su expulsión de la sala, indicando: «A los servicios de la Cámara, no voy a permitir esto, que el señor Hernando abandone la sala».

Tensión en el Congreso: Rafael Hernando se mantiene en la Comisión Constitucional pese a ser expulsado
Tensión en el Congreso: Rafael Hernando se mantiene en la Comisión Constitucional pese a ser expulsado

Al no recibir respuesta a su demanda, Zaragoza optó por rebajar el tono y permitió que Hernando permaneciera en la comparecencia, siempre y cuando se comprometiera a «mantener el decoro».

Frente a este episodio, el ministro Bolaños intervino señalando que «en ocasiones, los discursos ultras también llevan a comportamientos ultras, como estamos comprobando».

Rafael Hernando también comentó la situación en la red social X (antes Twitter), indicando: «El presidente de la Comisión de Constitucional, José Zaragoza, ha pretendido expulsarme sin razón alguna llamándome al orden hasta tres veces, abusando del cargo y vulnerando el reglamento con el fin de intimidarme. Tuvo que rectificar. Lo de Koldo les tiene de los nervios».

 

Este incidente refleja la creciente polarización y tensión en el ámbito político del Congreso, donde las diferencias ideológicas a menudo se traducen en enfrentamientos directos durante las sesiones parlamentarias.

DEJA UNA RESPUESTA