IMAGE: PxFuel (CC0)

El pasado 20 de julio, una respuesta en Twitter de Elon Musk a un usuario que ponía en valor el desarrollo del conector de carga de Tesla hace ya bastantes años anunció que la compañía tenía en sus planes abrir su red de estaciones de carga a vehículos de otras marcas en algún momento de este 2021, y de hacerlo además progresivamente en todos los países.

Según estimaciones de Goldman Sachs, esa decisión podría conllevar para Tesla unos ingresos de alrededor de 25,000 millones de dólares anuales, una magnitud que pone en valor la enorme inversión que supuso para la compañía el desarrollo de su red de cargadores, la tecnología necesaria para posibilitar ya no simplemente la carga de sus vehículos sino de convertir la carga rápida en el estándar de la industria, y el esfuerzo de posicionarlos estratégicamente en países a lo largo de todo el mundo. La red de carga de Tesla es lo que la compañía estuvo ocupada desarrollando mientras otras marcas aún se planteaban si querían fabricar o no vehículos eléctricos, y es una auténtica joya de la corona que ningún otro fabricante tiene y que juega un papel importantísimo en la decisión de compra de un vehículo.

La red de cargadores de Tesla es una de las ventajas más claras que la marca ofrece a los compradores de sus vehículos. Incorporada en la aplicación que los usuarios utilizan para planificar sus viajes, y que les permite no solo calcular las paradas y la duración de las mismas, sino también saber cuántos puestos están libres en la estación correspondiente, o lanzar el sistema de acondicionamiento de las baterías para mejorar la eficiencia de la carga rápida, las ubicación de las estaciones de carga supone un verdadero prodigio de planificación, y permite moverse de manera muy eficiente incluso en países en los que su número no es muy elevado. Por otro lado, muchos vehículos de la marca cuentan con la opción de recarga gratuita de por vida, una posibilidad que se ofrecía en los primeros años de algunos modelos, y que ahora está disponible en algunos vehículos de la gama en forma de extra.

Para una compañía que siempre ha afirmado que su estrategia consistía en lograr tener competencia, es decir, en prácticamente obligar a otros fabricantes a competir en la movilidad eléctrica, abrir su red de cargadores era una decisión que cabía esperar y que suena perfectamente lógica. La red, de hecho, está claramente sobredimensionada en su diseño, lo que históricamente ha permitido que los propietarios de vehículos Tesla siempre puedan cargar sin ningún tipo de espera.

La apertura de la red, de hecho, supondrá una serie de compromisos delicados, sobre todo si tenemos en cuenta que los vehículos eléctricos están creciendo en las preferencias de los usuarios, con hasta un 41% de personas que afirman que su próximo vehículo será eléctrico, y en los planes de cada vez más fabricantes. Pero la incorporación de marcas que van claramente por detrás en la tecnología eléctrica conllevará algunos compromisos: por un lado, obligará a todas las marcas a comercializar adaptadores para los enchufes de Tesla con el fin de permitirles utilizar su red de cargadores. Por otro, planteará un problema con aquellas marcas cuyos vehículos no tengan tecnología que les permita recibir carga rápida, dado que generarían una ocupación de los puestos de carga mucho más prolongada. Y finalmente, supondrá una mayor ocupación de la red, lo que posiblemente conlleve que, en algunas ocasiones, los propietarios de vehículos de la marca tengan que esperar para hacer uso de los cargadores, algo que posiblemente se compense con la incorporación al mercado de más estaciones de carga por parte de otros jugadores.

La fortísima apuesta de Elon Musk en su momento por adelantarse a la tendencia de adopción del vehículo eléctrico y por jugar un papel acelerándola es, simplemente, una demostración más de la importancia de la innovación. Ahora, cuando los escépticos ya van abandonando sus argumentos absurdos y son cada vez más las marcas que se incorporan a la electrificación, Tesla está de nuevo muy por delante del resto, lo que le permitirá una generación de ingresos muy significativa. Y, sobre todo, muy merecida.


Enrique Dans

DEJA UNA RESPUESTA