El departamento de Sanidad ha iniciado este sábado los test masivos para detectar la COVID-19 en Binéfar, Huesca, a trabajadores de los mataderos de la localidad, tras el brote detectado en esas industrias en los últimos días por el elevado número de bajas laborales.

Sin embargo, la medida, lejos de dar tranquilidad porque facilitará conocer el alcance de este foco, se convirtió en motivo de preocupación ante las imágenes de las colas en el exterior de Litera Meat, una de las dos industrias cárnicas: una avalancha de trabajadores, hacinados y sin guardar las distintas mínimas, esperaban su turno para acceder a las seis carpas montadas, expuestos al contagio por la cercanía.

Se citó por parte de la empresa a 80 empleados a cada hora. El 55% de los trabajadores a los que se les hizo la prueba vive en territorio aragonés y el resto en Cataluña. Las pruebas realizadas en Binéfar arrojaron casi 180 casos positivos de coronavirus, tras realizar 742 test, que dieron un resultado positivo en el 24%.

El sindicato médico Cemsatse pidió la depuración de responsabilidades. «Se ha puesto en riesgo la salud de muchas personas», denunció su delegado, Ramón Boria, al no garantizar «las mínimas condiciones de separación y protección, mezclando supuestamente a trabajadores sanos con enfermos», y exponiendo al contagio a los sanitarios y los agentes. «También a la población de la comarca de la Litera y localidades cercanas, al facilitar la extensión descontrolada del brote».

UGT Aragón denunció que, viendo las imágenes que dejó el llamamiento, abocaron a pensar que no se siguió ningún protocolo de seguridad: «Deben establecerse protocolos de distancia de seguridad, al igual que cuando se accede por ejemplo a establecimientos alimentarios», explicó José de las Morenas, secretario de Política Sindical e Industrial y Salud Laboral y Medio Ambiente de UGT. 

El sindicato indicó también que «las administraciones públicas deben evitar estas situaciones y vigilar que se cumplan las medidas, asegurando que se extremen». De las Morenas incidió además en que todas las empresas deberían tener a disposición test rápidos para determinar la exposición laboral de sus empleados.