El medio británico comienza analizando la situación exponiendo que los españoles “son dados a la hipérbole política” y, por eso, “políticos de todas las tendencias” advierten sobre un supuesto golpismo.

Para contextualizar la situación exponen que “el 19 de diciembre, después de que la corte constitucional del país votara 6-5 a favor de líneas políticas sobre un tema crucial del estado de derecho, muchos lo describieron como un ’golpe de estado”.

Tajantemente el medio concluye que esto es “una exageración” y alude a que la inquina y conflicto reside en “quién tiene el poder de nombrar a sus jueces”.

“Nadie está sacando tanques o incautando emisoras de radio. Pero el país se encuentra en su mayor lío institucional desde que Cataluña organizó un referéndum de independencia ilegal en 2017”, afirman.

El rotativo expone que esta narrativa se vive en un panorama en el que “Sánchez tiene talento para la supervivencia” y prueba de ello es que “ha mantenido a flote su gobierno durante tres años a pesar de que su coalición con el partido de extrema izquierda Podemos carece de mayoría parlamentaria”.

“Los compromisos que ha alcanzado para lograr esto han permitido que la derecha lo pinte como un camaleón sin principios, empeñado en mantener el poder. Los dos bloques políticos cada vez más polarizados de España finalmente terminaron en una lucha institucional por la separación de poderes entre el ejecutivo, el legislativo y los tribunales”, continúa.

Para concluir afirman que “España no está en peligro de dictadura”. “Más bien, como en Estados Unidos y en otros lugares, sus partidos están jugando duro constitucionalmente, luchando por controlar la corte que determina las reglas del juego político” y se trata de una “democracia defectuosa”.

DEJA UNA RESPUESTA