Tal y como informábamos este martes, la Fiscalía Anticorrupción está investigando los gastos de varias tarjetas opacas de crédito que usaban el rey Juan Carlos de Borbón, la reina Sofía de Grecia y también varios de sus familiares más directos.

Según recogía ElDiario.es, las tarjetas se abonaban desde una cuenta en la que ni el rey emérito ni su familia aparecían como titulares. Anticorrupción investiga el origen de los fondos, ya que el dinero procedente del extranjero y los chanchullos de Juan Carlos I podrían estar detrás.

Al ser movimientos posteriores a 2014, los posibles delitos pueden ser imputables y la justicia española ha remitido comisiones rogatorias a diferentes países para rastrear la procedencia de esos fondos.

La investigación ha permitido identificar ya a dos individuos presuntamente vinculados a esta trama de fondos opacos para abonar gastos de la familia real: un ciudadano mexicano y un mando de la Guardia Civil y también se ha sabido que ni Felipe de Borbón, ni Letizia Ortiz, ni Leonor de Borbón, ni su hermana Sofía se encuentran entre las personas que se beneficiaban de esas tarjetas opacas.

El periódico británico The Independent se ha hecho eco de esta noticia sobre la investigación a la Casa Real por las tarjetas opacas.

The Independent señala que el Tribunal Supremo se ha hecho cargo de una nueva investigación sobre las actividades financieras del rey emérito, quien abandonó España recientemente a raíz de la repercusión pública de «ciertos acontecimientos pasados» de su vida privada en relación a unos presuntos negocios opacos.

La decisión se producía tras las informaciones relativas a los presuntos negocios privados del monarca al que investiga la justicia por haber cobrado supuestamente comisiones por parte del difunto rey Abdullah de Arabia Saudí por interceder en el contrato del AVE a La Meca. Una gran cantidad de ese dinero fue transferido a su examiga Corinna Larsen.

Según el citado medio, la ministra de Hacienda y Portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, se ha negado a hacer ningún comentario sobre el caso pero espera que se aclare lo antes posible.

Además señala que los gastos de la tarjeta se refieren al período 2016-2018, tras la abdicación de Juan Carlos en 2014 y que según informa ElDiario.es la investigación no se refiere al actual rey Felipe VI ni a la reina Leticia.

A pesar de las múltiples sospechas financieras sobre el rey emérito no pesa sobre él ninguna acusación formal, zanja The Independent.