La prestigiosa revista médica británica The Lancet ha publicado el pasado 19 de octubre un artículo titulado «COVID-19 en España: ¿una tormenta predecible?» en el que analiza las claves de la crisis sanitaria del país.

El artículo comienza recogiendo las cifras de casos confirmados de covid-19, fallecidos y sanitarios infectados en España hasta el 12 de octubre e indica que el país fue uno de los más afectados durante la primera ola de covid-19 y que se está viendo también muy afectado por la segunda ola.

Según The Lancet, la crisis del COVID-19 en España ha magnificado las debilidades en algunas partes del sistema de salud y ha revelado complejidades en las políticas que dan forma al país.

«La pandemia puso al descubierto los ‘débiles sistemas de vigilancia, la baja capacidad de las pruebas de PCR y la escasez de equipos de protección personal y de cuidados críticos, una reacción tardía de la autoridades regionales, lentitud en los procesos de toma de decisiones, altos niveles de movilidad y migración de la población, escasa coordinación entre las autoridades centrales y regionales, escasa dependencia del asesoramiento científico, envejecimiento de la población, grupos vulnerables que experimentan desigualdades sociales y de salud y falta de preparación en enfermería hogares’, según 20 líderes españoles de salud pública que escribieron en agosto en la revista», explica.

La prestigiosa revista destaca también que los cuatro pilares del sistema de salud español —gobierno, financiación, entrega y fuerza laboral— ya eran frágiles cuando fueron abrumados por el COVID-19 en marzo.

The Lancet indica que los servicios de salud carecen de personal y recursos y que el porcentaje de enfermeras por cada 1.000 habitantes es uno de los más bajos de la UE. Además explica que con demasiada frecuencia dependen de contratos temporales que pueden durar unos pocos días o semanas.

«La polarización política y la gobernanza descentralizada de España podrían haber obstaculizado la rapidez y la eficiencia de la respuesta de salud pública. Mientras que la primera ola pudo haber sido impredecible, la segunda ola en algunas partes de España fue bastante predecible», añade.

En su carta en The Lancet Public Health, Alberto García-Basteiro y otros 20 firmantes instaron a los gobiernos central y regional de España a que establezcan una evaluación independiente de sus respuestas al COVID-19 y establezcan los requisitos y principios para dicha evaluación. Una evaluación que, según indica la prestigiosa revista, «será clave para tranquilizar a la población y restablecer la confianza en el enfoque del Gobierno en materia de salud pública».

El artículo finaliza señalando que «hay motivos para la esperanza» ya que según el último análisis de Global Burden of Disease publicado en The Lancet, los indicadores de salud sugieren que España tiene un rendimiento superior, con indicadores mejores de lo que cabría predecir según el índice sociodemográfico del país.