La humanidad espera la vacuna del coronavirus como si se tratase de un botón que al pulsarlo se cambiará en seco el rumbo de la pandemia y nuestra vida volverá a ser como era antes. Muchos expertos avisan de este hecho, pero nadie lo había expuesto de forma tan nítida y dura como The New York Times.

En el artículo «First, a Vaccine Approval. Then «Chaos and Confusion» (Primero, la aprobación de la vacuna. Después, «caos y confusión», el reputado periódico analiza qué viene tras la creación de la cura a la pandemia global. «Es tentador mirar la primera vacuna como lo hace el presidente Trump: un interruptor de encendido y apagado que devolverá la vida tal como la conocemos», «pero los expertos en vacunas dicen que, en cambio, deberíamos prepararnos para un año desconcertante y frustrante», avisa.

De protección moderada a retirada del mercado

El medio señala que «las primeras vacunas pueden proporcionar solo una protección moderada», por lo que será «prudente seguir usando una máscara». «Para la próxima primavera o verano, puede haber varias de estas vacunas regulares, sin una idea clara de cómo elegir entre ellas», vaticinan desde el periódico. Señala al The New York Times que «debido a esta variedad de opciones, los fabricantes de una vacuna superior en las primeras etapas de desarrollo pueden tener dificultades para terminar las pruebas clínicas. Y algunas vacunas pueden retirarse abruptamente del mercado porque resulta que no son seguras».

“Casi nadie se ha dado cuenta todavía de la complejidad, el caos y la confusión que se producirán en unos pocos meses”, indicó el doctor Gregory Poland, director del Grupo de Investigación de Vacunas de la Clínica Mayo, a The New York Times. Señala el medio que «cada empresa está realizando su propio ensayo, comparando su inyección con un placebo». Pero no tenía por qué ser así.

Necesaria cooperación farmacéutica

“Es necesario contar con la cooperación total de las compañías farmacéuticas para involucrarse en un protocolo maestro”, dijo al medio el doctor Anthony S. Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.

«Si todo va bien, y por lo general no es así , entonces la Fase 3, la etapa final, puede comenzar, comparando miles de personas que reciben una vacuna con miles que reciben un placebo. Pueden pasar tres años más para obtener estos resultados. Solo entonces, una década o más después de que haya comenzado la investigación, un fabricante de vacunas construirá una fábrica para fabricar los productos», avisa el periódico.

«Hasta ahora, AstraZeneca, Johnson & Johnson y Moderna han comenzado las pruebas en la red. Se espera que Novavax y Sanofi comiencen sus propios estudios de fase 3 en los próximos meses. Pero Pfizer, uno de los pioneros, nunca se unió a la red y optó por realizar las pruebas por su cuenta».

The New York Times avisa de el caos que espera a la sociedad.
The New York Times avisa de el caos que espera a la sociedad.

The New York Times y el caos

Y llegará el caos. «La primera autorización de vacuna podría obstaculizar los ensayos en curso de sus competidores. Algunos voluntarios, que no estaban seguros de si habían recibido una vacuna experimental o un placebo, podrían abandonar un ensayo en curso para obtener la vacuna autorizada».

Hay que sumar a esto que una vacuna que muestre una eficacia del 50 por ciento en un ensayo, por ejemplo, en realidad podría ser más protectora que una que mostró una eficacia del 60 por ciento en un ensayo diferente. “Puedo ver a la gente leyendo mucho sobre diferencias incluso menores que podrían ser simplemente una probabilidad estadística”, dijo Natalie Dean, bioestadística de la Universidad de Florida, a The New York Times.

Incluso las vacunas moderadamente efectivas serán de gran ayuda para reducir los casos de Covid-19, pero solo si suficientes personas las toman, y solo si se dan cuenta de que aún pueden enfermarse.

De igual manera, surgirá más incertidumbre a medida que los reguladores sigan buscando efectos secundarios raros pero peligrosos en las vacunas autorizadas.

Según The New York Times, la única forma de manejar este año caótico es que los científicos hablen honestamente sobre cómo se prueban las vacunas y que la gente sepa lo que se avecina. En eso estamos.