Este sábado, el prestigioso periódico estadounidense The New York Times ha publicado un extenso reportaje sobre el director de cine español Pedro Almodóvar. En él habla de su su vigésimo primer largometraje «Madres paralelas» y hace un repaso de la trayectoria del cineasta.

El periódico explica que, incluso cuando Franco estaba en el poder, Almodóvar no se ponía ningún límite. Con su cortometraje de 1975 «La caída de Sodoma», el cineasta desafió todos los principios del franquismo utilizando a unos 30 hombres disfrazados y maquillados para recrear el momento del Génesis en que los sodomitas rodean la casa de Lot. “Todo aquello solo podía hacerse en el campo, porque nos habrían llevado a la cárcel”, dijo Almodóvar.

Según indica The New York Times, «las películas de Almodóvar rara vez son cínicas. En cambio, favorece el amor y la empatía. Es probable que haya hecho más que ningún otro director para transformar la representación cinematográfica de los homosexuales y transexuales, y ha desmontado deliberadamente la perspectiva machista de las mujeres en el cine».

The New York Times define así a Vox
The New York Times define así a Vox

Almodóvar se enfrenta al legado de Franco

Con «Madres paralelas», Pedro Almodóvar, se enfrenta de manera directa al legado de Franco por primera vez. El cineasta siempre supo que quería que la película tuviera dos tramas: una sobre las madres y otra sobre la búsqueda del personaje de Cruz para desenterrar los huesos de su bisabuelo, asesinado en una redada política realizada por rebeldes franquistas al inicio de la Guerra Civil española. De este modo, vincula una trama ambientada en 2016 con una historia sucia que muchos españoles preferirían ignorar, señala The New York Times.

En el reportaje también se aborda el tema de la Memoria Histórica, un asunto que vertebra el argumento de la película «Madres paralelas»: «En 2007, cuando España estaba dirigida por el presidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero, se aprobó una ley que establecía algunas subvenciones gubernamentales para las exhumaciones de fosas comunes iniciadas por voluntarios. Sin embargo, el Estado no asumió la responsabilidad de exhumar las fosas, tal y como estipula el derecho internacional. Un año después, el juez de instrucción español Baltasar Garzón intentó obligar a un ajuste de cuentas con la historia de España al abrir una investigación sobre los crímenes contra la humanidad cometidos por el régimen de Franco, tanto durante como después de la Guerra Civil. Sin embargo, Garzón fue bloqueado por los fiscales que objetaron que su investigación violaba una ley de amnistía que España aprobó en 1977, dos años después de la muerte de Franco».

La aparición del partido de extrema derecha español

En declaraciones al diario, el cineasta muestra su sorpresa por la poca conciencia que hay entre “la juventud”, sobre todo con “la aparición de un partido como Vox en España”. La autora del artículo, Marcela Valdés, explica entonces que Almodóvar se refería «al partido de extrema derecha español, que en 2019 consiguió por primera vez escaños en el parlamento español, colocando a uno de sus miembros en el Senado y ganando 52 puestos en el Congreso de los Diputados»

Y añade: «Ahora el Parlamento estudia ampliar la ley de 2007 para obligar a que España localice y abra sus fosas comunes. Este nuevo proyecto, la Ley de Memoria Democrática, también condenaría por primera vez el golpe militar de 1936 y la dictadura franquista. Pero los miembros de Vox y del conservador Partido Popular han jurado votar en contra de la legislación, y algunos de sus dirigentes siguen negando que la Guerra Civil fuera causada por el intento de los militares de derrocar un gobierno democrático legítimo».

DEJA UNA RESPUESTA