Duro artículo de opinión, otro más, en el influyente diario estadounidense The New York Times sobre la gestión de la crisis y la pandemia por parte de la clase política española. El texto señala directamente a la incompetencia de los políticos como la razón de que España vuelva a ser el país de Europa más golpeado por el virus.

Lo firma David Jiménez, habitual columnista en la versión en español pero que en esta ocasión aparece también en la edición en inglés. «Los españoles hicieron su parte, quedándose en casa y con máscaras. Pero los políticos se pelearon entre ellos y repitieron los errores de la primera ola del virus», señala Jiménez.

Menciona tanto los enfrentamientos entre líderes y partidos como los errores cometidos al no reforzar sanidad, fijar planes educativos o en el rastreo de casos. Y enfatiza que la pandemia ha dejado claro que España está pagando un alto precio por la mediocridad de sus políticos.

«Los políticos parecen no entender por qué España vuelve a ser el país europeo más golpeado por la pandemia y han culpado a la irresponsabilidad de los jóvenes, a la incapacidad de los latinos para mantener las distancias e incluso a la inmigración. Pero la respuesta siempre ha estado bajo sus narices: nada ha ayudado más a la expansión del virus que su propia incompetencia», reza el artículo.

El artículo repasa varios de los fallos cometidos como la falta de refuerzo del sistema sanitario, de planes para reabrir los colegios y de los rastreos. Sobre este aspecto subraya que España rastrea menos casos que Zambia, una cuarta parte que Italia y una 20ª que Finlandia. «Hay pocos incentivos para buscar la excelencia, porque los políticos saben que los españoles votan a sus partidos con la misma lealtad que tienen hacia sus equipos de fútbol», denuncia.

Lamenta el autor que la ideología y partidismo pesen más en las urnas que la preparación o experiencia de los candidatos. Y sentencia: «Si la pandemia nos ha enseñado algo, es que el precio de no tener a los mejores al timón es demasiado alto».